Share

La justicia simulada

EL AUTOR es escritor, poeta y profesor universitario. Reside en Santo Domingo.

Y yo creo que ése acierto platónico es la esencia de la vida política de nuestros días. La justicia dominicana es una justicia simulada. Agobia ver cómo ése equilibrio que la justicia encarna en el gobierno de la polis, adopta la forma, en nuestro país, de una farsa grotesca que se adelanta mostrando la inoperancia del sistema. El hombre y la mujer que integran el sustrato vital de la interactuación social, existen  formando parte de una estructura, dentro de la cual el componente de la justicia es el equivalente de el “ideal ético” del equilibrio griego. La vieja conciencia del dominicano cuando habla de la justicia lo hace pensando en otra cosa. La justicia es una aspiración, una herencia metafórica. La palabra justicia revela la ilusión de una solidaridad verdadera, y en cambio, quienes nos gobiernan lo que nos ofrecen es una justicia simulada. ¿No es justicia simulada el sometimiento de un puñado de exfuncionarios de diversos partidos por el caso ODEBRECHT? Ningún acto  proveniente de la Procuraduría, hubiera llevado a instrumentar un expediente a políticos de tanta trascendencia. Fue el grito iracundo del pueblo (La plebe), el que en verdes marejadas obligó a configurarlo. Un expediente  tejido exprofeso para que se caiga en el juicio de fondo. Hoy están todos en libertad, ni una brizna de esperanza de que la justicia verdadera actúe. Tan solo, Justicia simulada.

El soborno en el caso de los TUCANOS es otra prueba de justicia simulada. La presión internacional, y los gritos del pueblo (La plebe) contra la impunidad, obligaron a construir un expediente. Los verdaderos culpables están excluidos. La voluntad del Procurador y sus fines de manipulación política ocupan la verdad. Justicia simulada. La justicia es una ramera en este país, adquiriendo un poder que ahora es absoluto, porque puede mostrar los secretos resortes de las cosas y al mismo tiempo cómo manejarlos. ¿No fue eso lo que ocurrió con el caso de la OISOE? Los condenados no eran más que los operativos de la mafia que funcionaba en esa institución, y en el juicio citaron los nombres de los verdaderos dueños del negocio. ¿Qué pasó? El juicio fue una burla humillante al pueblo (La plebe), y al espíritu indignado que ha cabalgado las calles del país bramando contra la impunidad. Justicia simulada, la esencia de la vida política de nuestros días.  Podría seguir citando casos recientes de justicia simulada, y como la peor injusticia-según Platón-  es la justicia simulada quienes gobiernan éste país  en cada acto de justicia simulada nos hacen creer que somos unos pobres diablos, unos pendejos; y que los poderosos no pueden ser juzgados, como se juzga al pueblo(La plebe). En última instancia, la esencia de la vida política dominicana es ésa: somos una polis en la cual la justicia es una justicia simulada. Y ésa es la razón práctica por la cual existe.

Leave a Comment