Derrota disfrazada de consenso

0
23

El 23 de mayo de este año publiqué un artículo titulado “En política no hay consenso: se gana o se pierde”. Hoy reitero el argumento a propósito de la reunión del Comité Central del PLD celebrada el pasado sábado 27 de octubre.

La política es lucha de poder. Se lucha por ideas y por recursos. Si existiera consenso sobre un tema dejaría inmediatamente de ser político.

Después de la reunión del comité central del PLD, los comentarios de muchos opinantes han resaltado, y hasta celebrado, la capacidad del PLD de decidir por consenso.

Por eso hoy reitero que en política no hay consenso. Se logran acuerdos cuando un sector no logra su objetivo, y las consecuencias de persistir en el mismo camino son muy arriesgadas o claramente negativas. Entonces, se busca, o hasta se impone, un acuerdo para no perderlo todo.

Durante los últimos dos años, Danilo Medina y Leonel Fernández estuvieron enfrentados por las primarias, con Medina a favor de las abiertas y Fernández en contra.

Fernández expuso su posición en varios artículos periodísticos. Ahí está la evidencia irrefutable. El último fue publicado el pasado viernes 26 de octubre, justo el día antes de la reunión del Comité Central, donde se decidiría sobre las primarias abiertas.

A través de todo este tiempo, el argumento central de Leonel Fernández fue que las primarias abiertas eran inconstitucionales. Por eso sorprendió al público, con justa razón, que el sábado, en la reunión del Comité Central, apareciera el mismísimo Fernández con una propuesta de que se adoptaran las primarias abiertas para la selección de candidaturas.

Nada cambió en el país de viernes a sábado. No hubo una modificación constitucional el viernes para hacer las primarias abiertas compatibles con la Constitución. Entonces, es muy simple, cambió de opinión, a última hora, Leonel Fernández.

¿En qué cuco creyó Fernández para cambiar de opinión tan de repente? ¿Por qué esperó hasta el último momento para aceptar lo que, desde la aprobación de la Ley de Partidos, se veía venir: la aprobación de primarias abiertas en el PLD? ¿Le abandonaron los suyos en el Comité Central a la hora de la verdad? ¿Le hizo el Comité Político una oferta atractiva?

Son todas preguntas que quedan por ahora en el tintero. Pero es obvia la derrota de Fernández, aunque se disfrace de consenso.

El acuerdo en el Comité Central tiene, no obstante, consecuencias políticas muy importantes para el PLD y para las elecciones de 2020.

Primero, ya es muy difícil que el PLD se divida antes del 2020. Leonel Fernández dio muestras de que, a pesar de la derrota en el tema de las primarias abiertas (y de otras derrotas anteriores), se quedará en el PLD.

Segundo, con el mensaje de unidad que envió el acuerdo del sábado, el PLD sale fortalecido para competir en las elecciones de 2020.

Tercero, los partidos minoritarios que han estado trabajando desde fuera para apoyar las posiciones de Leonel Fernández y atacar a Danilo Medina quedan a la intemperie, porque cada día es menos claro que Fernández será el candidato del PLD en el 2020.

Cuarto, el PRM y el resto de la oposición no pueden apostar a una división del PLD como factor que podría ayudarles a ganar las elecciones de 2020. Eso les obliga a generar propuestas más atractivas al electorado para poder competir con un PLD unificado, independientemente de quién sea el candidato presidencial peledeísta.