30 C
Santo Domingo
jueves, febrero 22, 2024

Partidarismo político dominicano arma alianzas sobre la base de una expresión muy vieja de que los medios justifican el fin.

Los partidos y sus líderes, prácticamente, han copado todos los espacios que tenía el ciudadano para proclamar que se mantenía firme en su lucha de adecentar la vida pública nacional.

Pero el discurrir del tiempo indica que no parece fácil lograr la meta en este sentido, sobre todo porque  los partidos, no parece haber excepciones, son un instrumento para darle legitimidad a las acciones que al cabo de los años podrían arruinar el Estado y la sociedad.

Sin embargo, el hecho de surgir algunos ensayos de moralidad y de ética en la vida política de la República Dominicana pudo haber alimentado la esperanza de que tiempos mejores se aproximaban en esta materia.

No obstante, todo se ha tratado de un intento fallido o tal vez de la generación de otras estafas políticas con rostros diferentes, lo cual indica que el mal lo que ha hecho es que se ha consolidado y ha tomado fuerza la corriente simuladora y negadora de un futuro mejor para el ciudadano dominicano.

En este proceso de profundización del secuestro de la moral y la ética del pueblo dominicano tienen una importante participación los partidos políticos de derecha, los del centro y también los que conforman la llamada izquierda nacional.

Ahí está la explicación de que se entremezclen y reburujen los que son aparentemente sanos y los más contaminados, aunque al final de la jornada la diferencia entre unos y otros es prácticamente nula.

En este contexto habría necesariamente que ubicar al Partido Opción Democrática, cuya presidenta es nada más ni nada menos que la hija de Manolo Tavarez Justo y Minerva Mirabal, Minú, quien luego de salir del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha proclamado ser una defensora de la transparencia en el manejo de la cosa pública.

Esta hija de dos prácticamente héroes nacionales lo hizo magistralmente bien cuando decidió no aspirar ella a la presidencia de la República y en su lugar colocó una joven que, aunque tenga todos los méritos del mundo, no está todavía a ese nivel, no está madura para generar la credibilidad que demanda la complicada sociedad dominicana, pero por lo menos deja la idea de que se niega a seguir con la practica antidemocrática y caudillista de ser candidata eterna de su parcela política.

Empero, Minú y su partido Opción Democrática tras restablecer su reconocimiento ante la Junta Central Electoral (JCE), iniciaron un proceso de atraer hacia ese entidad a jóvenes muy preparados y procedentes de una clase media que se observaba con mucho interés por sectores de la vida nacional.

Son jóvenes, los reclutados por la OP, que tienen estudios en importantes en universidades nacionales y extranjeras, incluidos algunos profesionales con una alta reputación en la sociedad dominicana, lo cual auguraba un futuro promisorio en la política partidista dominicana.

Pero de buenas a primeras ese sendero es abandonado por Minú para acogerse a unos acuerdos con partidos tradicionales, es decir, con la llamada partidocracia, que tira por la borda la imagen que le permitía vender un perfil interesante en un entorno político-electoral contaminado, asqueante, desilusionador y frustratorio.

Opción Democrática ha establecido acuerdo con el PLD, la FP, PRD, entre otros partidos que tienen una gran deuda económica con el pueblo dominicano, porque se lo han robado prácticamente todo lo que proviene del patrimonio público.

Estos acuerdos electorales, que incluso se habla que ella podría ser la candidata por la provincia Hermanas Mirabal de todos estos partidos crápulas, indica que ella parece creer firmemente en que no importa el medio, sino el fin.

De manera, que Minú, la hija de Manolo y Minerva, ahora anda en la buscada del poder conjuntamente con el símbolo de la corrupción de la República Dominicana, como lo es Félix Bautista, es decir, que si ella es sincera en la búsqueda de su propósito debía levantar las manos de este personaje en cualquier acto que se celebre en la provincia de San Juan de la Maguana.

En realidad, esa alianza de Minú Tavárez Mirabal con las basuras del escenario político nacional se ha encargado de desmentir lo que muchos ciudadanos comenzaban a creer que Opción Democrática sinceramente pretendía levantar un discurso de defensa de los intereses nacionales y no los de la mal llamada partidocracia.

Este periódico, cuyo objetivo es no sólo informar sobre los hechos que se producen a nivel nacional e internacional, sino establecer como los mismos impactan positiva o negativamente a la sociedad dominicana, entiende que este partido ahora se queda sin discurso para defender los intereses del pueblo dominicano.

En consecuencia, si bien se respeta el derecho que tienen los partidos políticos de tomar el camino que más le convenga, la escogencia de cualquier vía también deja claro cuáles son los intereses que se defienden y a partir de cuyas acciones estará determinada la credibilidad que se merecen y el sitial que deben ocupar en una sociedad gravemente amenazada.

Los partidos y sus líderes, prácticamente, han copado todos los espacios que tenía el ciudadano para proclamar que se mantenía firme en su lucha de adecentar la vida pública nacional.

Pero el discurrir del tiempo indica que no parece fácil lograr la meta en este sentido, sobre todo porque  los partidos, no parece haber excepciones, son un instrumento para darle legitimidad a las acciones que al cabo de los años podrían arruinar el Estado y la sociedad.

Sin embargo, el hecho de surgir algunos ensayos de moralidad y de ética en la vida política de la República Dominicana pudo haber alimentado la esperanza de que tiempos mejores se aproximaban en esta materia.

No obstante, todo se ha tratado de un intento fallido o tal vez de la generación de otras estafas políticas con rostros diferentes, lo cual indica que el mal lo que ha hecho es que se ha consolidado y ha tomado fuerza la corriente simuladora y negadora de un futuro mejor para el ciudadano dominicano.

En este proceso de profundización del secuestro de la moral y la ética del pueblo dominicano tienen una importante participación los partidos políticos de derecha, los del centro y también los que conforman la llamada izquierda nacional.

Ahí está la explicación de que se entremezclen y reburujen los que son aparentemente sanos y los más contaminados, aunque al final de la jornada la diferencia entre unos y otros es prácticamente nula.

En este contexto habría necesariamente que ubicar al Partido Opción Democrática, cuya presidenta es nada más ni nada menos que la hija de Manolo Tavarez Justo y Minerva Mirabal, Minú, quien luego de salir del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), ha proclamado ser una defensora de la transparencia en el manejo de la cosa pública.

Esta hija de dos prácticamente héroes nacionales lo hizo magistralmente bien cuando decidió no aspirar ella a la presidencia de la República y en su lugar colocó una joven que, aunque tenga todos los méritos del mundo, no está todavía a ese nivel, no está madura para generar la credibilidad que demanda la complicada sociedad dominicana, pero por lo menos deja la idea de que se niega a seguir con la practica antidemocrática y caudillista de ser candidata eterna de su parcela política.

Empero, Minú y su partido Opción Democrática tras restablecer su reconocimiento ante la Junta Central Electoral (JCE), iniciaron un proceso de atraer hacia ese entidad a jóvenes muy preparados y procedentes de una clase media que se observaba con mucho interés por sectores de la vida nacional.

Son jóvenes, los reclutados por la OP, que tienen estudios en importantes en universidades nacionales y extranjeras, incluidos algunos profesionales con una alta reputación en la sociedad dominicana, lo cual auguraba un futuro promisorio en la política partidista dominicana.

Pero de buenas a primeras ese sendero es abandonado por Minú para acogerse a unos acuerdos con partidos tradicionales, es decir, con la llamada partidocracia, que tira por la borda la imagen que le permitía vender un perfil interesante en un entorno político-electoral contaminado, asqueante, desilusionador y frustratorio.

Opción Democrática ha establecido acuerdo con el PLD, la FP, PRD, entre otros partidos que tienen una gran deuda económica con el pueblo dominicano, porque se lo han robado prácticamente todo lo que proviene del patrimonio público.

Estos acuerdos electorales, que incluso se habla que ella podría ser la candidata por la provincia Hermanas Mirabal de todos estos partidos crápulas, indica que ella parece creer firmemente en que no importa el medio, sino el fin.

De manera, que Minú, la hija de Manolo y Minerva, ahora anda en la buscada del poder conjuntamente con el símbolo de la corrupción de la República Dominicana, como lo es Félix Bautista, es decir, que si ella es sincera en la búsqueda de su propósito debía levantar las manos de este personaje en cualquier acto que se celebre en la provincia de San Juan de la Maguana.

En realidad, esa alianza de Minú Tavárez Mirabal con las basuras del escenario político nacional se ha encargado de desmentir lo que muchos ciudadanos comenzaban a creer que Opción Democrática sinceramente pretendía levantar un discurso de defensa de los intereses nacionales y no los de la mal llamada partidocracia.

Este periódico, cuyo objetivo es no sólo informar sobre los hechos que se producen a nivel nacional e internacional, sino establecer como los mismos impactan positiva o negativamente a la sociedad dominicana, entiende que este partido ahora se queda sin discurso para defender los intereses del pueblo dominicano.

En consecuencia, si bien se respeta el derecho que tienen los partidos políticos de tomar el camino que más le convenga, la escogencia de cualquier vía también deja claro cuáles son los intereses que se defienden y a partir de cuyas acciones estará determinada la credibilidad que se merecen y el sitial que deben ocupar en una sociedad gravemente amenazada.

Fuente:https://larepublicaonline.com/

Related Articles

Ultimos Articulos