26.6 C
Santo Domingo
viernes, junio 21, 2024

Cinco películas de terror para transmitir ahora


Transmítelo en Amazon Prime Video.

¿Alguna vez le has dicho a alguien: “Mataría por pasar más tiempo contigo”? Los personajes en La comedia de terror gay de Daniel Montgomery Lo digo mucho, con consecuencias macabras pero inesperadamente tiernas y muy divertidas para vivos y muertos.

La película comienza cuando una pareja gay (Chase Williamson y Will Tranfo) se registra en una propiedad de alquiler aislada del título. Allí, un par de mejores amigos fantasmas, Jackson (Montgomery) y Taylor (Riley Rose Critchlow), observan a sus nuevos visitantes comer, dormir y tener relaciones sexuales. Pero la diversión rápidamente toma un giro siniestro, levantando conmovedoramente el telón sobre cómo Jackson y Taylor llegaron a rondar la casa y ofreciendo un recordatorio de que el trauma no siempre abandona una habitación cuando la gente lo hace.

Montgomery, quien escribió y dirigió esta encantadora película de bajo presupuesto, equilibra inteligentemente lo espeluznante y lo chiflado en una historia queer que trata tanto de fantasmas maliciosos como de soledad en el aquí y agencia en el más allá. El elenco es bueno en general para transmitir humor negro, especialmente en escenas que parecen completamente improvisadas. No hay nada sangriento ni realmente aterrador aquí; es más probable que llores que grites al ver a estos mortales y espíritus de gran corazón maniobrar en su extraño mundo liminal.

Como muchos camareros, Kay (Khosi Ngema) y su mejor amigo gay Riley (Matthew Vey) están ansiosos por pasar un buen rato con el dinero de un chico rico. Por eso se esconden una noche en la mansión en la cima de la montaña de un engreído multimillonario, Pierce (Francis Chouler), después de que termina su turno de fiesta allí. Riley se va para una llamada de botín, dejando a Kay sola en la casa que parece una fortaleza cuando Pierce, y más tarde su novia (Alex McGregor), regresan inesperadamente, dando inicio a un vicioso juego del gato y el ratón que el escritor y director Jem Garrard presenta con giros espantosos. a sangriento el camino antes de un final espectacular.

Garrard continúa su original anterior de Tubi, la comedia de terror sin gracia de vampiros contra drag queen. «Matar,» con una batalla de ingenio mucho más emocionante, aquí entre los que tienen mucho y los que no tienen. Lo que podría haber sido una metáfora dura de 96 minutos es en cambio un apretado thriller con aspiraciones de “Parásitos” que está impulsado por excelentes actuaciones de Chouler (encantador y siniestro) y Ngema (intrépido y calculador). Para los fanáticos de las películas sobre invasión de hogares, esta viene con un giro ingenioso: los presentadores son los buenos.

Transmítelo en Amazon Prime Video.

La joven reportera Na-young (Kim Bo-ra) siente la presión del periódico coreano en el que trabaja para “escribir una historia provocativa con un titular clickbait”, como le dice un editor. Consigue el oro cuando comienza a cubrir misteriosos sucesos dentro de una antigua sección de una estación de tren donde han matado a personas y donde han visto a un niño en la oscuridad de las vías. Mientras Na-young investiga la historia propensa a accidentes de la estación, su investigación la lleva a una batalla contra maldiciones sobrenaturales y fantasmas de no-muertos (y editores codiciosos).

Hiroshi Takahashi, quien coescribió la película y escribió el “Ringu” original, presenta aquí una lista de los mejores éxitos del terror J: niños demoníacos, rencores guardados desde hace mucho tiempo e incluso un pozo maligno. Pero lo que le falta a la película de Jeong Yong-ki en originalidad lo compensa en general con una historia de fantasmas efectivamente espeluznante que, en apenas 80 minutos, funciona como una advertencia sobre los peligros del periodismo de mala calidad.

Transmítelo en Netflix.

“¡Hay ancianos por todas partes!”: Ésa es la advertencia y el mensaje político que impulsa este ingenioso thriller distópico del guionista y director alemán Andy Fetscher.

La película gira en torno a una madre (Melika Foroutan) y sus hijos (Bianca Nawrath y Otto Emil Koch) que se dirigen al campo para asistir a una boda. Allí se encuentran con el abuelo de los niños (Paul Fassnacht), que vive en una residencia de ancianos decrépita y sin personal suficiente, donde los residentes serios y encorvados parecen un círculo de maníacos. No es un buen momento para ser un anciano alemán: el país se ha visto sacudido por una serie de espantosos asesinatos cometidos inexplicablemente por personas mayores.

Aunque el guión de Fetscher da algunos giros descabellados, esta es una especie de película cruda de zombis asesinos, que también es una crítica cortante y universal al cuidado de los ancianos moderno. Sin embargo, no es tan altruista: hay cubos de sangre y agallas, un final muy ardiente y, lo mejor de todo, venganza servida al estilo senior.

Transmítelo en Shudder.

soy algo fan de «Vision nocturna» (1994), el thriller psicológico retorcido y rudo pero de tono desigual de Ole Bornedal sobre un vigilante nocturno de la morgue (Nikolaj Coster-Waldau) que se cruza con un revendedor psicópata (Ulf Pilgaard) que aterroriza Copenhague. (Ewan McGregor protagonizó la nueva versión estadounidense de 1997).

Coster-Waldau –o el Matarreyes Jaime Lannister, para los fans de “Juego de Tronos”– era el corazón y el alma del original. Aquí regresa como Martin, todavía gallardo, en la secuela más brillante y aún tonalmente desigual de Bornedal. (Pilgaard y otro miembro del reparto original, Kim Bodnia, también repiten sus papeles).

Esta vez, la hija de Martin, Emma (Fanny Leander Bornedal), de 22 años, es una estudiante de medicina que acepta el trabajo de guardia nocturna y supervisa lo que se ha convertido en una morgue mucho más grande y sombría. Con curiosidad por saber más sobre lo que le pasó a su padre cuando trabajaba allí, Emma visita al revendedor, ahora ciego y desfigurado y que vive en la oscuridad en una institución mental. Su encuentro los lleva a ambos a un triste e inquietante viaje al estilo “El silencio de los corderos” con consecuencias que ponen a Martin en la mira.

No es necesario haber visto “Nightwatch” para apreciar las meditaciones de esta película sobre el sufrimiento, el envejecimiento y las enfermedades mentales. Recomiendo mucho esta película a los amantes del terror que han esperado 30 años para saber qué fue de Martin después de que su extraño turno de noche se fuera al infierno.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos