27.8 C
Santo Domingo
martes, octubre 3, 2023

El próximo presidente de México será una mujer


El partido gobernante de México eligió el miércoles a Claudia Sheinbaum, ex alcaldesa de Ciudad de México, como su candidata en las elecciones presidenciales del próximo año, creando un momento decisivo en el país de habla hispana más grande del mundo, donde se espera que los votantes elijan por primera vez entre dos líderes candidatos que sean mujeres.

Sheinbaum, de 61 años, física con un doctorado en ingeniería ambiental y protegida del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se enfrentará al principal contendiente de la oposición, Xóchitl Gálvez, de 60 años, un ingeniero franco con raíces indígenas que surgió de pobreza para convertirse en un emprendedor tecnológico.

“Ya podemos decir hoy: México, a finales del próximo año, será gobernado por una mujer”, dijo Jesús Silva-Herzog Márquez, politólogo del Instituto Tecnológico de Monterrey de México, y agregó que se trata de un “cambio extraordinario”. Para el país.

Sheinbaum ha construido su carrera política principalmente a la sombra de López Obrador, y desde el principio surgió como la elección favorita del partido para suceder al actual presidente. Se cree que esa conexión le dará una ventaja crucial de cara a las elecciones del próximo año gracias a los altos índices de aprobación que disfruta López Obrador, quien está limitado por la Constitución de México a un mandato de seis años.

En los últimos meses, López Obrador ha insistido en que no tendrá influencia una vez que termine su mandato. “Me voy a retirar por completo”, dijo en marzo. “No soy un cacique y mucho menos me siento insustituible. No soy un hombre fuerte; No soy un mesías”.

Pero algunos analistas dicen que su influencia perdurará independientemente de qué candidato gane en 2024. Si Sheinbaum gana, “puede haber cambios en ciertas políticas, aunque los grandes rasgos de su agenda permanecerán intactos”, según un informe. informe reciente por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, un instituto de investigación en Washington.

Si es derrotada, López Obrador “no pasará silenciosamente a un segundo plano”, dice el informe, citando una gran base de seguidores leales que le permiten ejercer una influencia sustancial. Algunos legados de su administración –incluidas las medidas de austeridad o la inmersión de los militares en funciones sociales, de seguridad e infraestructura– también podrían ser obstáculos para Gálvez si busca revertir sus políticas.

A medida que las dos candidatas apuntan a las debilidades de las campañas de la otra, comparten algunas similitudes. Si bien ninguna de ellas es explícitamente feminista, ambas son socialmente progresistas, tienen títulos de ingeniería y dicen que mantendrán programas contra la pobreza ampliamente populares.

Ambas mujeres también apoyan la despenalización del aborto. En el caso de Gálvez, esa posición contrasta con la de su partido conservador. La Corte Suprema de México el miércoles despenalizado aborto en todo el país, basándose en una experiencia anterior decisión dando a los funcionarios la autoridad para permitir el procedimiento estado por estado.

Sheinbaum, que nació de padres judíos en la Ciudad de México, se convertiría en la primera presidenta judía de México si gana la carrera. Ella se ha enfrentado a una campaña de desinformación en las redes sociales afirmando falsamente que nació en Bulgaria, país de donde emigró su madre; Los partidarios de Sheinbaum han calificado este esfuerzo de antisemita.

Estudió física e ingeniería energética en México antes de realizar su investigación doctoral en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de California. Después de ingresar a la política, se convirtió en la principal funcionaria ambiental de López Obrador cuando éste era alcalde de la Ciudad de México.

Cuando la propia Sra. Sheinbaum fue elegida alcaldesa de la capital en 2018, asumió las cuestiones medioambientales y de transporte público como máximas prioridades, pero también fue la objetivo de críticas por percances fatales en los sistemas de transporte de la ciudad, incluyendo el colapso de un paso elevado del metro en el cual 26 personas fueron asesinadas.

Dado que las encuestas posicionan a Sheinbaum como favorita, sus vínculos con López Obrador requerían disciplina para mantener su apoyo incluso cuando ella no hubiera estado de acuerdo con sus decisiones. Por ejemplo, cuando el señor López Obrador minimizó la pandemia de coronavirus y funcionarios del gobierno federal modificaron datos Para evitar un encierro en la Ciudad de México, guardó silencio.

“Lo que se ha destacado es su lealtad, creo que una lealtad ciega, al presidente”, dijo Silva-Herzog Márquez, el politólogo.

Aún así, aunque se apega a las políticas de López Obrador, Sheinbaum también ha señalado algunos cambios potenciales, en particular expresando su apoyo a las fuentes de energía renovables.

En contraste con su rival, Gálvez, una senadora que a menudo recorre la Ciudad de México en una bicicleta eléctrica, se ha centrado en sus orígenes como hija de un padre indígena otomí y una madre mestiza.

La Sra. Gálvez creció en un pequeño pueblo a unas dos horas de la Ciudad de México sin agua corriente y hablando el idioma hñähñu de su padre. Luego de recibir una beca en la Universidad Nacional Autónoma de México, se convirtió en ingeniera y fundó una empresa que diseña redes de comunicaciones y energía para edificios de oficinas.

Después de que Vicente Fox ganara la presidencia en 2000, fue nombrada jefa de la oficina presidencial para los Pueblos Indígenas. En 2018, Gálvez fue elegida senadora en representación del conservador Partido Acción Nacional.

López Obrador la ha convertido repetidamente en el foco de ataques verbales, lo que ha tenido el efecto de elevar su perfil en todo el país y al mismo tiempo resaltar la influencia que el presidente y su partido ejercen en todo México.

López Obrador, un líder combativo que ha adoptado medidas de austeridad y al mismo tiempo redoblado la dependencia de México de los combustibles fósiles, se cierne sobre la campaña. Prometió acabar con una larga tradición política según la cual los presidentes mexicanos elegían a sus sucesores con su “dedo grande”, reemplazando la práctica con encuestas de votantes a nivel nacional.

Históricamente, los partidos políticos en México seleccionaron a sus candidatos en su mayoría de manera opaca y carente de mucha inclusión. La selección manual era más común que una “competencia libre y justa por una candidatura”, dijo Flavia Freidenberg, politóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El nuevo proceso de selección ha cambiado esa tradición, pero persisten las preocupaciones por la falta de claridad y otras irregularidades que han sido denunciadas por algunos analistas y otros aspirantes a la presidencia. Tanto el partido de gobierno, Morena, como la amplia coalición de oposición, llamada Frente Amplio por México, utilizaron encuestas de opinión pública “que no han sido totalmente transparentes”, añadió Freidenberg, “y no necesariamente se consideran procedimientos democráticos”.

Los nuevos procedimientos también ignoraron las regulaciones federales de campaña, y quienes estaban al mando del proceso tanto en el partido de gobierno como en la oposición adelantaron la selección unos meses y llamaron crípticamente a Sheinbaum y Gálvez “coordinadoras” de cada coalición. de “candidatos”.

«Estas actividades irregulares se han producido bajo la mirada de la opinión pública, la clase política y las autoridades electorales», afirmó la señora Freidenberg. «Este no es un tema menor».

Las elecciones generales del próximo año, en las que los votantes elegirán no sólo a un presidente sino también a miembros del Congreso, también podrían determinar si México puede regresar a un sistema de partidos dominantes, similar a lo que experimentó el país bajo el otrora hegemónico Partido Revolucionario Institucional, que gobernó energía ininterrumpida durante 71 años hasta el año 2000.

A pesar de algunos contratiempos, hay señales de que esto ya está sucediendo. En junio, el candidato de Morena ganó la carrera por la gobernación del Estado de México, el estado más poblado del país, derrotando al candidato del Partido Revolucionario Institucional.

Esa victoria elevó el número de estados bajo el control de Morena a 23 de 32 estados, frente a solo siete al comienzo del mandato del presidente en 2018.

La pregunta es “si Morena se reconfigura como un partido hegemónico como el antiguo PRI”, dijo Ana Laura Magaloni, profesora de derecho que asesoró la campaña de Sheinbaum para la alcaldía. “Y eso depende de cuánta lucha pueda dar la oposición”.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos