32.8 C
Santo Domingo
jueves, julio 25, 2024

‘Había gente desesperada… habían niños’: trabajador


Suerte de estar vivos… tiene un grupo grande de personas que comía tranquilamente dentro de un restaurante dominicano el lunes por la noche en el alto Manhattan cuando un auto casi los mata.

Alexander Hernández estaba trabajando cuando ocurrió todo.

“Sí, había gente desesperada porque como habían niños y eso, la gente estaba… estaban llorando”, contó Hernández.

En un video de vigilancia ofrecido a NY1 Noticias se observa el momento cuando un vehículo SUV choca contra la fachada del lugar y empuja violentamente a los que estaban fuera y dentro cenando.

Una niña de diez años, que estaba fuera, sufrió una pierna rota, según la policía.

“Nos asustamos mucho porque fue algo que claro no estábamos esperando”, agregó Hernández.

Las autoridades dicen que el conductor del auto utilizado para Uber fue impactado por un sedán por detrás, provocando que el conductor perdiera el control del carro y termine contra las puertas de acero del sitio.

El chofer estaba en servicio y traía a una mujer dentro.

«Mi pasajera me dijo que se había golpeado la cabeza», dijo el chofer.

El sedan que impactó el Uber fue captado en cámara saliendo a toda velocidad de una gasolinera Citgo al lado del restaurante.

Momentos antes se había estacionado, pero nadie bajó. Casi frente a él llegó otro auto y se bajó un individuo. En la escena nos dijeron que parece que lo estaban persiguiendo. Y fue por eso que tomó una oportunidad y salió como un bólido huyendo.

«Cuando me golpeó pensé que iba a morir. Vi las personas frente a mí y lo sentí», agregó el chdfer.

De acuerdo con el informe oficial 22 personas resultaron heridas, mayormente por los cristales rotos. Entre ellas también había una niña de un año y otra de siete.

El nombre del restaurante es Inwood Bar and Grill y está ubicado en el 4892 de la Broadway, en el alto Manhattan.

El lugar estaba lleno y es frecuentado por familias. En el caos se observa a los empleados ofreciendo auxilio.

“Con el impacto del vehículo ahí todo el mundo se agacha a ver qué fue lo que pasó y cuando vimos que entró por acá la primera reacción fue ayudar”, dijo el empleado Hernández.

En la mañana del martes los dueños no tardaron en hacer arreglos. Y a pesar de la terrible experiencia unas horas antes, volvió a abrir sus puertas a la comunidad.

Las 22 personas heridas recibieron atención médica por lesiones menores, en su mayoría por el vidrio roto, mientras la policía pide la ayuda del público para dar con el chofer del sedan llamando al 1-888-57-PISTA.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos