24.8 C
Santo Domingo
miércoles, febrero 21, 2024

Haití e invasión

Hugo Ysalguez

La incesante inmigración ilegal al país tiene varias vías para inundar el territorio de una invasión silenciosa y peligrosa, generadora de incertidumbre para la República Dominicana, pues ese conglomerado humano constituye una quinta columna para los propósitos no ocultos de Haití de arrebatarnos nuestra Independencia que con tanto sacrificio se logró, después de enfrentar más de una decena de batallas contra las huestes de la vecina nación, hundida en el caos y la anarquía.

os haitianos penetran por la frontera diariamente, sin ninguna dificultad, hasta el extremo de que mujeres en estado de gestación muy avanzada llegan por esa vía, sin ser detectadas por los miles de soldados destacados para respetar los límites en la línea fronteriza, ocasionando dudas sobre su lealtad a la Patria, dado que el rumor público los señala como autores o cómplices de la trata de personas.

Actualmente, los dominicanos estamos ante un gran desafío por la multiplicación de los inmigrantes a través de las parturientas, pues ellas no portan documentos legales y vienen a parir un ilegal, ambos se quedan aquí, ingresando al gran ejército de haitianos diseminados en múltiples lugares.

Te puede interesar leer: Abinader frente a Haití

Hay registros estadísticos de la ocupación de las camas de los hospitales públicos de las embarazadas , colocándose los centros maternos, el San Lorenzo de los Minas y Nuestra Señora de la Altagracia, como los establecimientos con más partos, el primero con un 58 por ciento de la totalidad de los alumbramientos solamente en el mes de junio del año 2023 y el el segundo con 263, que sumados a los que nacieron en el interior del país, llega a la alarmante cifra 7 mil 844, en el corto periodo citado.

En los dos últimos meses, se reportaron la alarmante cifra de 15 mil partos, lo que significa que la invasión uterina trae consigo dos ilegales que nadie sabe el rumbo que toman, una vez dada de alta la madre y su criatura, y ese tránsito de embarazadas haitianas que dan a luz, se está tragando el 30% del presupuesto de salud, en desmedro de la población nativa que carece de recursos para asistir a centros privados.

Y quién maneja el llamado “libro rosado”, ¿de la Junta Central Electoral para anotar los nombres de las haitianas y sus hijos que no gozan de ninguna prerrogativa para acceder a ningún servicio de entidades privadas ni gubernamentales por la falta de identidad personal? Por otra parte, Migración debe ser más activa en la vigilancia de los hospitales, pues tiene gran oportunidad de deportar a las paridas y sus Infantes hacia su país.

Related Articles

Ultimos Articulos