26.9 C
Santo Domingo
jueves, junio 20, 2024

Las pymes seguirán los pasos de las grandes empresas en sostenibilidad | Pyme

La Unión Europea está marcando el camino hacia una integración profunda de la sostenibilidad en las operaciones empresariales, estableciendo un marco legal riguroso que todas las empresas deberán seguir a partir de 2025.

Este impulso se concreta a través de la Directiva de Informes sobre Sostenibilidad Corporativa (CSDR)aprobado el 28 de noviembre de 2022. Con esta medida, se busca cambiar radicalmente la manera en que las corporaciones interactúan con su entorno, promoviendo un enfoque de negocio que sea tanto económicamente viable como respetuoso con el medio ambiente y la sociedad.

Reforzando la transparencia y la sostenibilidad en el entorno corporativo

Este cambio normativo resalta la importancia de que las empresas no solo se enfoquen en la generación de beneficios económicos sino también en cómo sus operaciones impactan en el planeta y en las comunidades. La CSDR introduce la obligatoriedad de informar con la misma precisión y rigor los resultados financieros y los sostenibles.lo que representa un paso significativo hacia la transparencia total y el compromiso con la sostenibilidad.

Mariana Spata, Directora Comercial de catenón, señala cómo esta regulación está transformando el mercado laboral, incrementando la demanda de profesionales especializados en sostenibilidad. Las empresas están buscando activamente talento que pueda navegar por este nuevo panorama regulatorio, comprendiendo tanto las leyes actuales como las tendencias futuras.

Esto subraya el compromiso de la UE con la sostenibilidadbuscando equiparar la seriedad de los informes de sostenibilidad con los financieros para combatir el cambio climático y adaptarse a las nuevas leyes de sostenibilidad.

Con la aplicación de esta normativa, se espera que las empresas adopten una estrategia integral que abarque todos los aspectos de su operación, desde la gobernanza hasta el impacto ambiental y social. La nueva directiva obliga a las empresas a ser transparentes acerca de su impactopromoviendo estándares medibles y comparables para asegurar la confiabilidad de la información y combatir el lavado de imagen verde.

Esto no solo aumentará la transparencia y la confianza entre las empresas y sus partes interesadas sino que también integrará la sostenibilidad en el núcleo de la estrategia empresarial, exigiendo informes detallados sobre los aspectos ESG (Ambiental, Social y de Gobernanza).

La evolución hacia la sostenibilidad en el marco empresarial

En España, este cambio normativo tendrá un impacto notable. Desde enero de 2024, grandes organizaciones ya estarán adaptándose a esta realidad, un proceso que se extenderá gradualmente a las PYMES. Este esfuerzo refleja la dedicación de España y de la Unión Europea hacia iniciativas globales como el Pacto Verde Europeo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONUcon el fin de mejorar la calidad y comparabilidad de la información sobre sostenibilidad.

La adopción de prácticas ESG, aunque representa un desafío, también ofrece una oportunidad única para las empresas de innovar y mejorar su reputación. La anticipación a estos cambios normativos permite a las empresas no solo abordar desafíos sociales y ambientales sino también identificar y aprovechar oportunidades de mejora e innovación. Evitar el greenwashing y considerar la sostenibilidad como un pilar fundamental en la estrategia corporativa son pasos esenciales para generar valor a largo plazo.

El calendario de implementación de la CSDR en España es un recordatorio claro de la urgencia y la importancia de estos cambios. Desde el 1 de enero de 2024, las organizaciones de interés público con más de 500 empleados tendrán que cumplir con estas nuevas regulaciones, marcando el inicio de una transición progresiva hacia prácticas más sostenibles para todo tipo de empresas. Este proceso culminará en 2029, cuando incluso las organizaciones de terceros países con operaciones significativas en la UE deberán presentar informes de sostenibilidad.

Esta directiva es mucho más que una simple regulación.; es un llamado a la acción para que las empresas europeas lideren el camino hacia un futuro más sostenible. Al hacerlo, no solo se están adaptando a un nuevo marco legal, sino que también están contribuyendo activamente a la lucha contra el cambio climático y la promoción del desarrollo sostenible.

En última instancia, la transición hacia prácticas empresariales más sostenibles no es solo una obligación legal sino también una oportunidad estratégica para innovar, mejorar la reputación corporativa y asegurar un lugar en la vanguardia de la nueva economía verde global.

Las empresas tienen ahora el incentivo para invertir en soluciones tecnológicas avanzadas que no solo optimizan sus procesos y reducen su huella ambiental, sino que también mejoren su capacidad para recopilar y analizar datos sobre sostenibilidad.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos