30.4 C
Santo Domingo
lunes, mayo 20, 2024

Los 10 mejores momentos de la carrera de Willie McCovey


Una versión de esta historia se publicó originalmente en enero de 2022.

Hay un puñado de toleteros en la historia de las Grandes Ligas cuyas explosiones con cinta métrica habrían sido perfectas para la tecnología de seguimiento Statcast actual. Me vienen a la mente Babe Ruth, Bo Jackson, Mark McGwire y Barry Bonds.

Pero un bateador en el que tal vez no pienses de inmediato, pero deberías hacerlo, es el miembro del Salón de la Fama Willie McCovey. La leyenda de los Gigantes, Willie Mays, quien jugó junto a McCovey durante partes de 14 temporadas en San Francisco, solía decir que McCovey «podía batear la pelota más lejos que nadie con quien haya jugado». Bob Gibson y Reggie Jackson llamaron a McCovey el bateador «más aterrador» del béisbol, mientras que el manager Sparky Anderson estimó que McCovey podría conectar 80 jonrones en una temporada si los equipos le lanzaran más en lugar de alrededor de él.

El prodigioso poder de McCovey a menudo era devorado por los vientos en Candlestick Park, o eclipsado por la abrumadora seriedad de Mays, pero aquellos que vieron y tocaron con «Stretch» durante su apogeo sabían todo acerca de cuán talentoso era realmente McCovey.

Como homenaje a la leyenda fallecida del Área de la Bahía en su cumpleañosaquí hay un vistazo a los 10 mejores momentos de la célebre carrera de McCovey.

1. Una entrada sensacional
Mucho antes de que los rankings y publicaciones de prospectos pudieran preparar al público, McCovey llegó a las Mayores como una fuerza absoluta. El 30 de julio de 1959, el larguirucho joven de 21 años de Mobile, Alabama, se fue de 4-4 contra el as de los Filis, Robin Roberts (futuro miembro del Salón de la Fama), con un par de triples y dos carreras impulsadas. McCovey rápidamente demostró que era más que un destello en la sartén, terminando el 59 con un promedio de .354, 13 jonrones y 38 carreras impulsadas en 52 juegos para capturar unánimemente el Premio al Novato del Año de la Liga Nacional. Esos 52 juegos siguen siendo los currículum más pequeño para cualquier jugador de posición novato quien reclamó el honor.

2. El verano del 69
McCovey comenzó a alcanzar la cima de sus poderes en 1968 cuando lideró la Liga Nacional con 36 jonrones y 105 carreras impulsadas. Fue incluso mejor en el 69, aplastando 45 tiros de ida y vuelta y remolcando 126 mientras encabezaba las Mayores con un porcentaje de slugging de .656 y un OPS de 1.108. Los números de McCovey fueron suficientes para superar al as de los Mets, Tom Seaver, en el premio MVP de la Liga Nacional, pero ese no fue el único honor de MVP que recibió Stretch ese año. En uno de los mejores actuaciones en el Juego de EstrellasMcCovey conectó un jonrón de dos carreras ante Blue Moon Odom y siguió con un jonrón solitario ante Denny McLain en la siguiente entrada, lo que lo convirtió en una elección fácil para el mejor jugador del Clásico de Verano.

3. N° 500
El club de los 500 jonrones era mucho más exclusivo en la época de McCovey, y él se unió a él el 30 de junio de 1978, en medio de su segunda etapa con los Gigantes, con un batazo ante el zurdo de los Bravos, James Easterly. McCovey fue apenas el duodécimo jugador en alcanzar los 500 jonrones en ese momento, y en el 80 conectó el jonrón número 521 y último de su carrera para igualar al gran Ted Williams en la lista de todos los tiempos. McCovey, Williams, Rickey Henderson y Omar Vizquel son los únicos jugadores en conectar al menos un jonrón en cuatro décadas diferentes.

4. Un rayo cae dos veces… otra vez
Hay una razón por la que McCovey lideró la Liga Nacional en bases por bolas intencionales cuatro veces, y tal vez los Rojos de Anderson deberían haber otorgado una en la sexta entrada de su enfrentamiento contra los Gigantes el 27 de junio de 1977, en el Riverfront Stadium de Cincinnati. McCovey conectó un jonrón solitario ante el abridor de los Rojos, Jack Billingham, y luego se acercó más tarde en la entrada contra Joe Hoerner y derribó otro dinger, esta vez un grand slam.

Eso convirtió a McCovey en el primer jugador en la historia de la MLB en conectar dos jonrones en una entrada. dos ocasiones separadas. Stretch también se fue profundo dos veces en la cuarta entrada contra los Astros el 12 de abril de 1973.

5. Los más difíciles
Los Gigantes estuvieron a punto de ganar el título de Serie Mundial en 1962, pero el out que terminó la serie de McCovey contra los Yankees en el Juego 7 se encuentra entre los outs más famosos en la historia del béisbol. San Francisco iba detrás de los poderosos telas a rayas, 1-0, con dos outs en la parte baja de la novena y un par de corredores. Fue el último momento de vida o muerte, y McCovey parecía que podría tener el hit del campeonato cuando le disparó una línea al lanzador de los Yankees Ralph Terry.

Desafortunadamente para McCovey, la pelota fue directa al segunda base Bobby Richardson, quien se puso el guante para el último out. Los Gigantes estuvieron más cerca de ganar que cualquier perdedor de la Serie Mundial en la historia, pero aunque McCovey finalmente quedó fuera, su línea se convirtió en uno de los recordatorios más famosos de su poder mundial en el plato.

6. N° 44
Los Gigantes son una de las franquicias más antiguas del béisbol y sus orígenes se remontan a Nueva York en 1883. Durante todo ese tiempo, la franquicia ha retirado solo 11 números (sin incluir a Christy Mathewson y John McGraw, cuyos logros son anteriores a los números del uniforme), incluido el No. 44. McCovey usó el 44 en honor a su compañero nativo de Mobile, Hank Aaron, y el 21 de septiembre de 1980, San Francisco se aseguró de que ningún jugador volviera a usar ese número para los Gigantes.

7. Cooperstown con destino
En la época de McCovey, 500 jonrones significaban una elección casi automática al Salón Nacional de la Fama del Béisbol, y el seis veces All-Star era más que merecido. La Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA) convirtió a McCovey en un miembro del Salón de la Fama en la primera votación al seleccionarlo en el 81 por ciento de sus boletas en 1986. McCovey fue la única selección de la BBWAA ese año, y fue consagrado junto con las selecciones del Comité de Veteranos Bobby Doerr. y Ernie Lombardi ese verano en Cooperstown.

8. ¡Chapoteo!
Oracle Park es uno de los estadios de béisbol más queridos de las Grandes Ligas y su borde del jardín derecho constituye una de las áreas más famosas del juego. McCovey era conocido por usar su swing con la mano izquierda para estacionar pelotas de béisbol en los asientos, por lo que cuando el estadio de San Francisco abrió sus puertas en 2000, era justo que los jonrones que llegaban al cruce de Mission Creek y la Bahía de San Francisco pasaran por la derecha. Los asientos de campo llevarían el nombre de Stretch.

Numerosos «golpes de salpicadura» han llegado a McCovey Cove desde que se inauguró Oracle Park, y Cove proporcionó un objetivo pintoresco para los participantes en el Home Run Derby de 2007.

9. Queda mucho en el tanque
Cuando los Gigantes cambiaron a McCovey, de 35 años, en el invierno de 1973, los fanáticos del Área de la Bahía pensaron que habían visto lo último de su querido toletero con el uniforme de San Francisco. Stretch registró un par de temporadas de 20 jonrones para los Padres en 1974-75, pero registró sólo 82 juegos combinados para San Diego y Oakland en 1976. La suerte de los Giants se desplomó sin McCovey, pero en el invierno de 1976 volvieron a contratar a su ex estrella del mercado de agentes libres.

A sus 40 años, McCovey recompensó a San Francisco con un año excelente al batear .280 con 28 jonrones y 86 carreras impulsadas para reclamar el premio al Jugador Regreso del Año de la Liga Nacional de The Sporting News. Jugó parte de dos temporadas más en la Bahía antes de retirarse a mitad de la campaña de 1980.

10. Primera de tres coronas
McCovey se sobrepuso a la decepción de 1962 para conectar 44 jonrones, la mayor cantidad de su carrera, (el número que figura en la parte posterior de su uniforme) y reclamar la primera de tres coronas de jonrones de su carrera en la Liga Nacional en 1963. Esos 44 jonrones marcaron la quinta mayor cantidad para cualquier jugador de los Giants en ese momento, y solo superados por los 51 de Johnny Mize en el 47 entre los zurdos de los Giants.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos