24.3 C
Santo Domingo
martes, febrero 27, 2024

Miembros del Salón de la Fama que se beneficiaron de la regla del bateador designado


El 11 de enero de 1973 fue un día trascendental en la historia del béisbol. Fue en esa fecha que la Liga Americana votó para adoptar formalmente la regla del bateador designado (Regla 5.11) por un período de prueba de tres años.

Esa regla eventualmente se volvería permanente en la Liga Americana, y la Liga Nacional hizo lo mismo en 2022.

Unos meses después de esa votación, la historia de las Grandes Ligas cambió para siempre cuando Ron Blomberg de los Yankees subió al plato contra el derecho de los Medias Rojas Luis Tiant en Fenway Park el 6 de abril de 1973. En este momento histórico, Blomberg se convirtió en el primer árbitro. BD en la historia de la MLB, con Boston recibiendo a Nueva York en el primer juego de la temporada.

A lo largo de los años, el puesto de bateador designado se ha utilizado para una variedad de propósitos, incluido ocultar a los jugadores con problemas defensivos, darles un descanso a los jugadores de posición regular y aliviar los atascos posicionales. La regla también ha tenido un impacto mayor en el Salón de la Fama de lo que imagina.

Los ocho miembros del Salón de la Fama que aparecen a continuación pasaron un tiempo significativo en ese papel. De hecho, si no fuera por la regla del bateador designado, todas sus ilustres carreras podrían haber terminado mucho antes, dejándolos por debajo de los puntos de referencia estadísticos que hicieron posible la inducción.

(Jugadores enumerados en orden según su carrera Gana por encima del reemplazo(, según Baseball-Reference, y las estadísticas de carrera incluidas para cada jugador durante el último año jugó más juegos en el campo que como bateador designado).

Paul Molitor, 1978-98 (75,7 bWAR)
Hasta 1990: 1.870 hits, 131 jonrones, 626 carreras impulsadas, .299/.361/.437

Molitor fue tres veces All-Star y dos veces ganador del Bate de Plata durante sus primeras 13 temporadas, pero batalló con problemas de lesiones y jugó menos de 120 juegos seis veces durante ese lapso. Luego, a los 34 años en 1991, Molitor pasó a ser bateador designado de manera regular y se mantuvo saludable durante 158 juegos, liderando la MLB en hits (216) y carreras (133) mientras bateaba .325/.399/.489. Molitor terminó recogiendo 1.449 visitas después de 1990, llegando a 3.000 en 1996. Fue bateador designado en 976 de sus 1,143 juegos entre 1991 y 1998.

Frank Thomas, 1990-2008 (73,8 bWAR)
Hasta 1997: 1.261 hits, 257 jonrones, 854 carreras impulsadas, .330/.452/.600

Thomas es uno de los tres miembros del Salón de la Fama, junto con Edgar Martínez y Harold Baines, que jugó más de la mitad de sus partidos como bateador designado, aunque sólo 231 de sus apariciones como bateador designado se produjeron durante sus primeras ocho temporadas. Los White Sox optaron por sacarlo de la primera base en 1998, y jugó 131 juegos en primera el resto de su carrera. Esto no ayudó a Thomas a evitar lesiones por completo (jugó menos de 75 juegos en cuatro temporadas entre 2001 y 2008), pero el puesto de bateador designado le dio a su poderoso bate un hogar hasta su cumpleaños número 40. Thomas conectó 145 jonrones en sus últimas seis temporadas y se convirtió en el miembro número 21 del club de los 500 jonrones en 2007.

Jim Thome, 1991-2012 (72,9 bWAR)
Hasta 2005: 1.665 hits, 430 jonrones, 1.193 carreras impulsadas, .281/.408/.562

Thome promedió 41 jonrones por temporada entre 1996 y 2004, pero en el 2005 jugó sólo 59 juegos y bateó .207 con siete jonrones y un OPS de .712 antes de someterse a una cirugía en el codo derecho que puso fin a su temporada. Traspasado de los Filis a los Medias Blancas en noviembre de 2005, Thome haría sólo ocho apariciones más en defensa a partir de entonces. Thome se revitalizó como bateador designado de Chicago en 2006, bateando .288/.416/.598 con 42 triples y 109 carreras impulsadas en 143 juegos. El toletero zurdo se unió al club de los 500 jonrones unos meses después de Thomas en 2007, y cuatro años después se convirtió en el octavo jugador en alcanzar los 600 jonrones.

Eddie Murray, 1977-97 (68,7 bWAR)
Hasta 1993: 2.820 hits, 441 jonrones, 1.662 carreras impulsadas, .290/.364/.483

Con el tres veces All-Star Lee May en la primera base, el puesto de bateador designado le permitió a Murray recibir tiempo de juego regular con los Orioles en 1977, cuando ganó los honores de Novato del Año de la Liga Americana. Murray asumió como primera base titular de Baltimore la temporada siguiente y ocupó ese cargo hasta 1988, antes de pasar a la Liga Nacional durante cinco años. Regresó a la Liga Americana con los Indios en 1994 a los 38 años, estando a 180 hits de los 3,000 y a 59 jonrones de los 500. Apareciendo como bateador designado en 371 de sus 428 juegos entre 1994 y 1997, Murray se convirtió en el tercer jugador de la historia. para registrar 3.000 hits y 500 jonrones, uniéndose a Willie Mays y Hank Aaron.

Édgar Martínez, 1987-2004 (68,4 bWAR)
Hasta 1994: 686 hits, 62 jonrones, 268 carreras impulsadas, .303/.391/.460

Martínez es el ejemplo perfecto de la posición de bateador designado; el premio al mejor bateador designado de la liga lleva su nombre desde 2004, y jugó el 68,3% de los partidos de su carrera como bateador designado, la cifra más alta entre los miembros del Salón de la Fama. Martínez era un defensor capaz en la tercera base al principio de su carrera, pero las lesiones le pasaron factura, relegándolo a funciones permanentes de bateador designado en 1995. El toletero realmente floreció ese año, bateando .356/.479/.628 con 29 jonrones, 52 dobles. y 113 carreras impulsadas en 145 juegos. Martínez registraría un OPS de .966 o más en siete temporadas consecutivas entre 1995 y 2001, eclipsando la marca de 1.000 cinco veces en ese lapso.

Dave Winfield, 1973-95 (64,2 bWAR)
Hasta 1991: 2.697 hits, 406 jonrones, 1.602 carreras impulsadas, .285/.354/.479

Aunque Winfield siguió siendo un jardinero habitual hasta los 39 años, pudo quedarse otras cuatro temporadas gracias al puesto de bateador designado. Esos años le permitieron al 12 veces All-Star mejorar su currículum, ya que terminó quinto en la carrera por el Jugador Más Valioso de la Liga Americana y ganó el único título de Serie Mundial de su carrera con los Azulejos en 1992. Winfield luego se unió a los Mellizos y alcanzó los 3,000. -Se estancó la próxima temporada. Al igual que Molitor, Thomas, Thome y Murray, Winfield fue elegido al Salón de la Fama por la Asociación de Escritores de Béisbol de Estados Unidos en su primer año de elegibilidad.

David Ortiz, 1997-2016 (55,3 bWAR)
Hasta 1998: 93 hits, 10 jonrones, 52 carreras impulsadas, .284/.369/.447

Más que cualquier otro jugador antes que él, el camino de Ortiz a Cooperstown fue posible gracias a la regla del bateador designado. En 2022, Ortiz se convirtió en el primer miembro de Cooperstown en haber pasado al menos el 70% de su carrera como bateador designado. Las únicas temporadas del toletero como primera base principal fueron las dos primeras, cuando jugó un total de 101 juegos mientras intentaba ingresar a la alineación de los Mellizos. Minnesota finalmente abandonó a Ortiz, por supuesto, y los Medias Rojas se beneficiaron después de adquirirlo antes de la temporada 2003. El resto fue historia, con Big Papi recogiendo un guante con moderación durante el resto de su carrera. En sus últimas 10 temporadas (2007-16), nunca registró juegos de dos dígitos en el campo, pero compensó ese déficit clasificándose consistentemente como uno de los bateadores más productivos del juego.

Harold Baines, 1980-2001 (38,7 bWAR)
Hasta 1986: 1.077 hits, 140 jonrones, 589 carreras impulsadas, .287/.331/.468

Baines hizo solo cinco apariciones como bateador designado durante sus primeras siete temporadas, pero terminó jugando el 58.1% de los juegos de su carrera como bateador designado, solo superado por Martínez entre los miembros del Salón de la Fama. Baines acumuló 1.789 de los 2.866 hits de su carrera, 244 de sus 384 jonrones y 1.039 de sus 1.628 carreras impulsadas entre 1987 y 2001, un período en el que sólo hizo 81 apariciones a la defensiva. Fue elegido al Salón de la Fama por el Comité del Juego de Hoy en 2019.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos