27.9 C
Santo Domingo
martes, febrero 20, 2024

Mirada retrospectiva de la liga hawaiana de invierno


Si no supieras que es real, probablemente pensarías que es una especie de sueño.

Equipos con nombres como Honolulu Sharks, Waikiki BeachBoys y Maui Stingrays.

Los campos se araron sobre antiguas granjas de caña de azúcar y se ubicaron en lugares llamados Rainbow Stadium.

Jóvenes prospectos como Todd Helton, Daniel Murphy e Ichiro Suzuki deambulan por islas en el Pacífico, jugando antes de que nadie supiera quiénes eran en realidad.

“Ahora me estás recordando buenos recuerdos”, dijo a MLB.com el ex propietario de la Liga Hawaiana de Béisbol de Invierno, Duane Kurisu. “Llevábamos una visión que iba más allá del béisbol. … Sentimos que nuestro papel podría ser desarrollar las herramientas de Aloha, que incluían características como confianza, carácter y comunidad”.

————————————————– —-

Hoy en día, existen ligas de béisbol de invierno populares en México, Puerto Rico, República Dominicana y Venezuela, pero de 1993 a 1997 y luego nuevamente de 2006 a 2008, existió la efímera Liga de Invierno de Hawái. Jugadores de Estados Unidos, Japón y Corea llegaron a pequeños pueblos balleneros como Lahaina y las selvas tropicales de Kauai. Se hospedaron en hoteles junto a la playa, jugaron béisbol frente a multitudes cálidas y acogedoras y, eh, ¿comieron muchas piñas?

“Piñas”, dijo a MLB.com el ex jugador de Grandes Ligas y BeachBoy Daniel Murphy. «Los ofrecen en todas partes, incluso en McDonald's».

La liga fue fundada por Kurisu, quien se enamoró del béisbol jugando juegos informales en las plantaciones de azúcar a lo largo de la costa norte de Hakalau. Fue “como en la película 'Sandlot'”, dice.

Hawái trabajó con la Major League Baseball, la KBO y la NPB para llevar a las islas a los mejores prospectos y jugadores durante los meses de octubre a diciembre para una temporada de 40 juegos. Kurisu vio la liga como una oportunidad para mostrar a Hawaii como hogar del béisbol profesional y, lo que es más importante, una manera de reunir una red de culturas y personas a través del mejor juego del mundo.

“La MLB y el béisbol asiático tienen grandes oportunidades de sinergia que pueden ayudar a salvar las fronteras políticas y económicas”, dice Kurisu. “Con HWB, no fue MLB vs. Japón vs. Corea. Los jugadores de diferentes países se mezclaron y jugaron juntos en sus ciudades de adopción en Hawaii”.

Del 93 al 97, esas ciudades fueron Hilo (Estrellas), Honolulu (Tiburones), Kauai (Esmeraldas), Maui (Stingrays) y West Oahu (Canefires). Después de que los problemas de financiación provocaron el cierre de la liga después de la temporada del 97, Kurisu la recuperó del 2006 al 2008 con los Canefires, Sharks, Waikiki BeachBoys y North Shore Honu.

Las plantillas terminaron presentando decenas de futuros talentos de las Grandes Ligas: Jason Giambi, Buster Posey, Derek Lee, Lorenzo Cain, Ian Desmond, Aaron Boone, So Taguchi, Dexter Fowler y Matt Wieters fueron solo algunos de los 157 jugadores de béisbol hawaianos que finalmente llegaron a las grandes ligas.

¿El nombre más legendario? Ichiro.

«Ichiro, hombre. Su nombre seguiría apareciendo en todo momento», dice Kurisu. «Fue desde el día 1. Un día estaba con algunos directores de granja, me dijeron que tenías que mirar a este niño. Aquí estaba este pequeño hombre golpeando bombas. Este fue el primer indicio de quién era Ichiro. Lo vi en BP. Él Estaba golpeando cosas más allá de estos almacenes que estaban a más de 450 pies de distancia».

La temporada de Ichiro en la Liga de Invierno de Hawái ayudó a que se convirtiera en una sensación. Su manager japonés lo había enviado allí para cambiar su swing y regresar la próxima temporada como un nuevo jugador. Ichiro hizo todo lo contrario.

De «Niños del invierno», de Don Chapman:

«En lugar de aprender un nuevo swing mientras estaba con los Stars, Suzuki perfeccionó su estilo único. Y siguió balanceando una pala de carbón, la única ayuda de entrenamiento que había usado. Eso puede explicar su inusual swing. Pero nadie podía discutir el resultados de la pala de carbón. En Hilo, Suzuki bateó .311 (segundo en la HWBL detrás del .370 del futuro Dodger Chad Fonville), fue tercero en carreras impulsadas (24), segundo en bases robadas (14) y fue nombrado MVP de la liga.

Al año siguiente, en Japón, Ichiro, de 20 años, lideró la JPL con un promedio de bateo de .385 y se convirtió en el primer jugador japonés en alcanzar los 200 hits en una temporada.

Ah, ¿y ese manager japonés que quería que cambiara su swing? Él fue despedido.

«Creo que conecté un jonrón en tres turnos al bate seguidos, dos o tres. Tuve una racha bastante buena allí», dijo Murphy. «Jugué bastante bien, así que probablemente ese sea mi punto culminante».

«Lo único que recuerdo es que jugué terrible ese año», recuerda Cain. «Tal vez bateé .230. Acabábamos de jugar una temporada completa y luego salimos y jugamos básicamente una liga de otoño. [tired].» (Aunque la temporada de Cain en Hawaii fue mala, su memoria es excelente: bateó .231).

Posey llevó a los BeachBoys (junto con los futuros profesionales Yonder Alonso y Todd Frazier) a un título de la liga invernal, bateando .338 con 15 carreras impulsadas.

Giambi jugó sólo 19 partidos para Kauai en 1993, pero tuvo un promedio de .342 con 5 jonrones y 14 carreras impulsadas. Mira la sonrisa en su tarjeta de béisbol. Sabía que iba a lugares.

Benny Agbayani, nativo de Hawái, jugó tres temporadas en la HWBL, pero el jugador de ligas menores de los Mets ni siquiera estaba en el radar de nadie cuando los Honolulu Sharks llamaron en 1993. De «Atrapa el sueño» de Lance Tominaga:

«En 1993, preguntamos a la Oficina del Comisionado de la MLB por Benny», dijo el funcionario de HWB. «Queríamos que jugara en nuestra liga. Consultaron con la organización de los Mets y la respuesta fue que no tenían a nadie con ese nombre. Les pedimos que verificaran nuevamente y regresaron con la misma respuesta. Luego llamamos al Nosotros mismos nos organizamos los Mets, y después de mucho rigor, finalmente encontraron el nombre «Benny Agbayani».

Los funcionarios de la Liga de Hawaii no estaban seguros de «qué habría sido de Benny si no hubiera jugado para Hawaii Winter Baseball». Agbayani se hizo un nombre, liderando la HWBL en carreras impulsadas (30) en 1995 y, por supuesto, convirtiéndose en un querido héroe de culto para los Mets durante su carrera en los playoffs del 2000.

Dos mujeres, la derecha Lee Anne Ketcham y la primera base Julie Croteau, se vistieron para los Stingrays en 1994, convirtiéndose en las primeras jugadoras en una liga de invierno autorizada por la MLB. El verano anterior se habían unido a los independientes Colorado Silver Bullets. Ketcham terminó la temporada con efectividad de 6.75 y cinco ponches en ocho entradas. Había ponchado a 14 en un juego para los Silver Bullets; su cuerpo pequeño y poderoso les recordaba a los cazatalentos Tom Gordon.

Croteau solo bateó .083, pero siempre fue más conocida por su defensa, cometiendo cero errores en 11 juegos. «Con hombres y mujeres jugando a este nivel, creo que animará a las niñas a jugar béisbol», dijo Croteau en «Boys of Winter».

Los jugadores, por supuesto, son importantes para promover una nueva liga, pero también lo son los logotipos. También lo son los nombres de los equipos. Y la Liga Hawaiana de Invierno tuvo algunos de los mejores.

«Había dos logotipos que, según recuerdo, New Era dijo que estaban entre los 10 primeros a nivel nacional durante ese tiempo», dijo Kurisu. «Uno eran los Maui Stingrays y el otro eran los Honolulu Sharks».

Basta con mirar algunas de estas bellezas.

Kurisu contrató a la conocida firma hawaiana Synergy Design para desarrollar toda la marca.

«Era como si un país te llamara y te pidiera que inventaras su bandera, su sello estatal y su moneda», dijo el diseñador principal Alan Low en «Boys of Winter». «¿Sabes lo difícil que es dibujar un mantarraya lanzando una pelota de béisbol?«

Algunos diseños de equipos estaban destinados a representar las características y valores de sus correspondientes pueblos. Hilo era una ciudad tradicional, totalmente estadounidense, con cielos increíblemente despejados por la noche, por lo que el equipo de Synergy optó por Hilo Stars, el los colores son rojo, blanco y azul. Kauai es muy verde y parece una joya, por eso el equipo fue apodado el esmeraldas. Otros nombres y logotipos «eran simplemente divertidos», dice Low. Vea los Sharks o West Oahu Canefires.

«También obligamos a los árbitros a usar camisetas Aloha o hawaianas», dice Kurisu, riendo. «El uniforme hawaiano habitual. Pero sólo duró media temporada. Fueron reprendidos por la asociación de árbitros o alguien. Fue bastante bonito, ¿sabes? ¿Puedes visualizarlo?»

¿Pero qué pasó fuera del campo? ¿Qué hacían los jugadores cuando estaban fuera del estadio? Vivieron en el paraíso durante dos meses. ¿Cómo lo pasaron?

Murphy casi vio a su compañero de equipo ser encarcelado.

«Estábamos en Waikiki Beach, así que nunca estabas demasiado lejos del océano, sin importar dónde te quedaras. Hice que un compañero de equipo recogiera una tortuga marina y un lugareño le dijo que te metes en un gran problema por eso, ¿no? «No toco las tortugas marinas que hay por ahí. Gran problema. Al parecer, es contrario a la ley».

Cain fue testigo de un desfile de Halloween que nunca había visto y que probablemente nunca volverá a ver.

«Creo que teníamos un día libre a la semana. Todos los jueves o algo así. Yo era demasiado joven para salir y entrar a los clubes, así que básicamente iba a la playa con amigos. Eso es todo. Pasaba el rato en la playa. Una cosa que realmente recuerdo fue Halloween allí. Me senté en mi porche y observé. Cerraron toda la calle y solo miles de personas caminaban, disfrazadas. Eso fue realmente memorable. Fue un cosa allá. Nunca había visto algo así. Me senté en el porche y observé a la gente».

Drew Butera, quien jugó para el North Shore Honu con Cain en 2006, vio cómo un tiburón arrancaba a Bobby Parnell de su tabla de surf. Un poco.

«Una vez fuimos a surfear y nos metimos en una situación bastante divertida», dijo Butera. «Entre series, a Bobby Parnell le agarraron la correa del tobillo y su tabla se inclinó hacia el agua. Todos nos asustamos al instante porque pensamos que era un tiburón. Todos pensamos: 'Nos vamos a hundirnos'. Después de aproximadamente un minuto de pánico total, se soltó la correa y vimos una tortuga que se alejaba nadando».

Kurisu recordó a otros jugadores que aprovecharon la experiencia única.

«A Chris Widger le encantaba este lugar: practicaba boogieboard todos los días», dijo. «Los niños caminaban, algunos aprendían a nadar aquí. RA Dickey se quedó con una familia en la isla grande de Hilo y la familia todavía habla con él hoy. Dickey querría ir con ellos a estas diferentes actividades escolares, cantando y bailar en las celebraciones del Día de Lei».

Los jugadores realizaron excursiones de un día para pescar en aguas profundas, atrapar langostinos y recoger opihi (un pequeño marisco que vive en las laderas de las rocas en el noroeste de Hawaii).

«Un año, le hicimos kalua-ed a un cerdo», dice Kurisu. «De hecho, construimos un imu [pit oven] en Hans L'Orange [Park] al otro lado de la valla del jardín izquierdo. Fue una gran experiencia para los jugadores».

Pero uno de los mejores ejemplos de equipos que captaron el espíritu «Aloha» de Kurisu fue durante una fiesta en la playa de Acción de Gracias en 1994. El equipo eran los Maui Stingrays, formados por jugadores de tres países y culturas diferentes: futuros profesionales como Takashi Ishii, Koji Tahara, Quinton McCracken y Craig Counsell. Los jugadores pusieron pavos en un gran imu en la arena y remaron en canoas hacia islas cercanas, hablando y riendo hasta bien entrada la noche mientras tocaba una banda hawaiana.

Casi puedes imaginarte allí, brindando ante una cálida puesta de sol que desaparece detrás del Pacífico.

Kurisu dice que está listo para revivir el béisbol invernal de Hawaii cada vez que la MLB se lo pida. Tengo el presentimiento de que todos lo somos.

Un agradecimiento especial a Adam McCalvy y Thomas Harding de MLB.com por sus informes.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos