23.3 C
Santo Domingo
jueves, abril 25, 2024

Nayib Bukele, el «dictador más cool del mundo», otros 5 años


Nayib Bukele ha dicho de sí mismo que es «el dictador más cool del mundo mundial», un mensaje irónico dirigido a las críticas que levantó su intención de reelegirse como presidente de El Salvador pese a que la Constitución lo prohíbe. También se redefinió en su cuenta en X, antes de Twitter, como el «rey filósofo» unos días antes de las elecciones del domingo en las que aspiraba a revalidar su mandato por otros cinco años.

Consciente del fervor popular que le garantizaba un 80% en la intención de voto antes de ir a las urnas, Bukele no se empacha al desacreditar los argumentos de organizaciones de derechos humanos contra su política de mano dura, que ha llevado a más de 76.000 personas. a las cárceles del país, el 90% de ellos sin sentencia.

«No lo hemos logrado con una receta extranjera, sino con el régimen de excepción», dijo el domingo antes de conocerse los resultados, pero adelantando sus intenciones de mantener la suspensión de derechos fundamentales con el objetivo de que El Salvador no vuelva a ser » la capital de los asesinatos del mundo».

¿CÓMO SE CONSOLIDÓ EN EL PODER?

Hace ocho años, sus aspiraciones para presidir El Salvador se desvanecieron cuando el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, con quien tuvo sus primeros acercamientos a la política por la afinidad de su familia, le siguió el camino presidencial. No sería su candidato.

Tres años después, en 2019, Bukele llegó al poder de El Salvador. Sus primeras decisiones las anunciadas por redes sociales, un vehículo comunicacional que le ha acompañado siempre y que en la última campaña le permitió no hacer ningún acto de promoción presencial.

Tras su primer año como presidente, en 2020, comenzó a promover su política de mano dura como estrategia de seguridad contra las pandillas. Pero el Congreso, controlado entonces por dos partidos opositores, frenaba su proyecto. Hasta que Bukele se plantó allí, rodeado de seguidores y respaldado por militares, dejando una imagen poderosa.

En abril de ese año, en los inicios de la pandemia de COVID-19, la Corte Suprema cuestionó la disposición presidencial de enviar a centros de detención provisional a quienes violaran la cuarentena. Bukele recurrió de nuevo a las redes: «Una cosa es interpretar la Constitución, otra muy diferente es ordenar la muerte del pueblo».

Y cuando su partido tomó el control de la Asamblea, los legisladores purgaron a los miembros de la Corte Suprema. Los nuevos integrantes, que tenían otros criterios al interpretar la Constitución, finalmente fallaron a favor de Bukele y en 2021 permitieron su reelección, ordenando a las autoridades electorales inscribir su candidatura.

SU POLÍTICA DE MANO DURA CONTRA LAS PANDILLAS

Joven, con buena posición económica, cabello prolijamente engomado y ropa casual, Bukele se convirtió pronto en un fenómeno político por su política de seguridad y de represión a las pandillas. A su llegada al poder, empresarial categóricamente estará negociando con los líderes de las bandas como habían hecho gobernantes anteriores para apaciguar las llamadas a cambio de beneficios para los delincuentes.

Y entonces llegó el 26 de marzo de 2022. En un solo día, 62 personas fueron asesinadas en todo el país a manos de las pandillas, una cifra nunca antes vista. Bukele decidió entonces implementar un estado de excepción, que se mantiene hasta ahora, y que suprime derechos fundamentales como el de tener acceso a un abogado, el de ser informado del motivo de la detención o el de no intervención de las comunicaciones.

La fuerza pública fue movilizada a las calles, dejando imágenes de operativos masivos en barrios conflictivos o en poblaciones enteras. Iban puerta por puerta buscando a sospechosos de pertenencia a pandillas que después fueron presentados, ya detenidos, en ropa interior.

Dos años después de implementar esa estrategia, más de 76.000 personas permanecen encarceladas, la mayoría de ellas sin que haya una sentencia en su contra, y el mismo gobierno ha tenido que liberar a cerca de 7.000 por falta de pruebas.

Organizaciones de derechos humanos han denunciado maltrato a los presos y decenas de muertes en las cárceles, algunos con indicios de tortura.

LA SEGURIDAD CIUDADANA, UNA BANDERA ANTE LAS CRÍTICAS

Pese a los cuestionamientos por abuso a los derechos humanos que ha recibido la política de mano dura de Bukele, el mandatario se aferra a los resultados como nacimiento de su propuesta de gobierno.

Los pequeños negocios de los barrios ya no sucumben ante las extorsiones de las bandas y los niños caminan a las escuelas sin miedo a ser reclutados de forma forzosa por las pandillas.

Ésa es la justificación del presidente para respaldar su estrategia de seguridad. A quienes critican su política de mano dura los acusa de ser defensores de criminales. A las organizaciones de derechos humanos les increpa que dónde estaban cuando las bandas tomadas tenían las calles del país.

En septiembre pasado, defendió sus decisiones durante su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas. «Hoy vengo a decirles, ese debate se acabó, ya no somos la capital mundial de la muerte, hoy somos un referente de seguridad, ahí están los resultados, son irrefutables, en El Salvador hicimos lo correcto para El Salvador».





Source link

Related Articles

Ultimos Articulos