26.6 C
Santo Domingo
viernes, junio 21, 2024

Nueva norma peruana sobre atención sanitaria a personas transgénero genera reacciones negativas


El boletín apareció sin mucha fanfarria en un periódico oficial del gobierno de Perú que publica nuevas leyes y regulaciones. Los funcionarios de salud peruanos dicen que no tenían idea de la respuesta que desencadenaría.

Dicen que querían ampliar el acceso a la atención de salud mental con seguro privado para los peruanos transgénero. De modo que el decreto del gobierno incluyó un texto que clasificaba la identidad transgénero como un “problema de salud mental”.

Pero cuando se filtró la noticia sobre la regulación, provocó indignación entre la población LGBTQ y sus defensores del país.

Muchos críticos dijeron que la norma era otro golpe en un país donde el matrimonio homosexual y las uniones civiles son ilegales; la identidad transgénero no está reconocida legalmente; no existe legislación que reconozca los delitos de odio; y las personas transperuanas dicen que enfrentan discriminación y violencia generalizadas.

“Lo que están haciendo es etiquetar a toda una comunidad como enferma”, dijo Cristian González Cabrera, quien investiga los derechos LGBTQ en América Latina para Human Rights Watch.

Pero los funcionarios de salud dijeron que la ira y la reacción violenta fueron el resultado de una falta de comunicación y que no tenían la intención de ofender a las personas trans.

Este mes, el gobierno peruano agregó siete códigos de diagnóstico del sistema de clasificación médica de la Organización Mundial de la Salud a una lista de condiciones en Perú que deben estar cubiertas por seguros públicos y privados.

Pero la ley utilizó lenguaje de una versión obsoleta del sistema de clasificación de la OMS que incluía el «transexualismo» y el «trastorno de identidad de género» como «trastornos mentales y del comportamiento».

Una nueva versión del sistema de la OMS, que entró en vigor en 2022, reemplazó esos términos por “incongruencia de género de la adolescencia y la edad adulta” e “incongruencia de género de la infancia” en un capítulo titulado “Condiciones relacionadas con la salud sexual”.

El cambio, según la OMS, fue destinado a reflejar “El conocimiento actual de que las identidades trans y de género diverso no son condiciones de mala salud mental, y que clasificarlas como tales puede causar un enorme estigma”.

Funcionarios de salud peruanos dijeron en una entrevista que estaban al tanto de los cambios de la OMS pero que recién ahora estaban iniciando el proceso de adopción e incorporación de una nueva norma debido a obstáculos burocráticos.

«Es un camino que ya hemos comenzado a recorrer», dijo Henry Horna, director de comunicaciones del Ministerio de Salud de Perú, aunque los funcionarios no dijeron cuánto tiempo tomaría el proceso. Así que, por ahora, se mantiene la clasificación actual.

En respuesta al revuelo, el ministerio aclaró en una oracion que “el género y la diversidad sexual no son enfermedades” y que rechaza la discriminación.

El Dr. Carlos Alvarado, director de seguros de salud del ministerio, dijo que la regulación tenía como objetivo facilitar la facturación a las aseguradoras por el tratamiento relacionado con la identidad transgénero.

“Honestamente, no esperábamos la reacción”, dijo.

«El problema obviamente surgió de una mala interpretación del significado de la regla», dijo Horna. «Las reglas están escritas en lenguaje legal, en lenguaje frío, en lenguaje técnico».

Pero Leyla Huerta, una activista trans, dijo que el acceso a seguros privados es irrelevante para la mayoría de los peruanos trans debido a las prácticas de contratación discriminatorias de muchos empleadores del sector privado.

Dijo que cualquier beneficio para la comunidad trans se vio superado por la estigmatización del lenguaje utilizado en la regulación gubernamental.

Clasificar a las personas transgénero como enfermos mentales, dicen activistas y expertos, podría abrir la puerta a la promoción por parte de algunos grupos conservadores de la práctica ampliamente desacreditada de la terapia de conversión, destinada a cambiar la identidad de género u orientación sexual de una persona.

Pero los funcionarios de salud tomaron nota de pautas gubernamentales anteriores que establecían que la identidad transgénero no era una enfermedad mental y desalentaban la terapia de conversión.

La controversia actual es solo una de las muchas luchas para ampliar los derechos y la atención médica de los homosexuales y transgénero en América Latina, una región con altos niveles de violencia contra las personas LGBTQ.

Aún así, incluso en ese entorno, Perú se destaca porque su sistema legal casi no otorga derechos a las personas homosexuales y transgénero, dijo González.

El matrimonio entre personas del mismo sexo es legal desde hace años en otros países de América del Sur, como Brasil, Colombia, Chile, Argentina y Ecuador. “Perú está muy por detrás de sus vecinos sudamericanos”, dijo González.

El jefe de la oficina de derechos humanos del gobierno peruano, durante su testimonio el año pasado ante el Congreso del país, referido a la homosexualidad como “deformidades que deben corregirse”.

Y el año pasado, una mujer trans que trabajaba como prostituta fue secuestrado y baleado 30 veces en las calles de Lima, matanza que quedó captada en video. Hasta el momento se ha detenido a una persona, pero todavía no se ha celebrado ningún juicio.

El gobierno peruano no recopila datos sobre actos de parcialidad o violencia contra personas transgénero.

Pero un estudio publicado en 2021 por un grupo peruano de derechos humanos, Más Igualdad, encontró que entre una muestra de 323 peruanos LGBTQ, el 83 por ciento dijo haber experimentado algún tipo de abuso verbal o físico y el 75 por ciento dijo que había sido objeto de discriminación.

La presidenta de Más Igualdad, Alexandra Hernández, psicóloga, dijo que creía que algunos funcionarios del Ministerio de Salud tenían buenas intenciones al emitir esta norma, pero no consultaron con expertos en salud mental LGBTQ.

“Dicen que fue beneficioso para nosotros”, dijo Gianna Camacho García, activista trans y periodista. “En realidad, fue un beneficio mínimo en comparación con lo mucho que tenemos que perder en otras áreas o aspectos de la vida al llamarnos personas con trastornos mentales”.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos