25.8 C
Santo Domingo
martes, mayo 21, 2024

¿Permitirá un gobierno autoritario en Venezuela unas elecciones justas?


Lo que está en juego difícilmente podría ser mayor.

Este julio, por primera vez en más de una década, los venezolanos votarán en una elección presidencial con un candidato de la oposición que tiene posibilidades, aunque escasas e improbables, de ganar.

En medio de una crisis económica y democrática que ha llevado más de siete millones venezolanos abandonen el país (considerado uno de los desplazamientos más grandes del mundo), Nicolás Maduro, el presidente autoritario del país, ha hecho algo que pocos pensaron que haría: permitir un candidato de la oposición con amplio apoyo para aparecer en la boleta.

Aunque en gran medida es desconocido, el retador lidera varias encuestas, lo que subraya cuántos venezolanos están hambrientos de cambio.

Aún así, pocos se hacen ilusiones de que la votación será democrática o justa. E incluso si una mayoría de votantes votara en contra de Maduro, existen dudas generalizadas de que permitiría que los resultados se hicieran públicos, o que los aceptaría si lo hicieran.

Venezuela se prepara para votar en un momento en el que el país enfrenta cuestiones importantes que resonarán mucho más allá de sus fronteras.

Incluyen supervisar el destino de las vastas reservas de petróleo del país, las más grandes del mundo; restablecer –o no– las maltrechas relaciones con Estados Unidos; decidir si Irán, China y Rusia pueden seguir dependiendo de Venezuela como aliado clave en el hemisferio occidental; y enfrentar un problema interno crisis humanitaria que ha llevado a una nación que alguna vez fue próspera a un sufrimiento inmenso.

Una victoria de Maduro podría llevar a Venezuela aún más a manos de adversarios estadounidenses, intensificar la pobreza y la represión y estimular un éxodo aún mayor de personas hacia el norte, hacia Estados Unidos, donde el aumento de la inmigración se ha convertido en un tema central en las elecciones presidenciales de noviembre. elección.

Su oponente es Edmundo González, un ex diplomático que se convirtió en el candidato sorpresa de consenso de la oposición después de que su popular líder, María Corina Machado, fuera prohibido por el gobierno de Maduro de correr.

Sus partidarios esperan que pueda ayudar al país a dejar de lado 25 años de chavismo, el movimiento socialista que comenzó con la elección democrática de Hugo Chávez en 1998 y desde entonces se ha vuelto más autoritario.

Antes de la votación del 28 de julio, Maduro, de 61 años, tiene bajo control a la legislatura, el ejército, la policía, el sistema de justicia, el consejo electoral nacional, el presupuesto del país y gran parte de los medios de comunicación, sin mencionar a las violentas bandas paramilitares. llamados colectivos.

González, de 74 años, y Machado, de 56, han dejado en claro que son un paquete. La Sra. Machado ha estado reuniendo votantes en eventos en todo el país, donde es recibida como una estrella de rock. llenando manzanas de la ciudad con personas haciendo súplicas emocionales para que ella salve el país. González se ha mantenido más cerca de Caracas, la capital, celebrando reuniones y realizando entrevistas televisivas.

En una entrevista conjunta, González dijo que lo “cogieron por sorpresa” cuando Maduro le permitió registrarse como candidato, y todavía no tenía una explicación clara del motivo.

Si bien Maduro ha celebrado elecciones en los últimos años, una táctica clave ha sido prohibir a los rivales legítimos.

La última elección presidencial competitiva se celebró en 2013, cuando Maduro venció por poco a una figura de la oposición de larga data, Henrique Capriles. En la siguiente votación, en 2018, el gobierno prohibió postularse a las figuras más populares de la oposición, y Estados Unidos, la Unión Europea y decenas de otras naciones se negaron a reconocer los resultados.

Pero en los últimos meses, dijo Machado, el país ha sido testigo de una serie de acontecimientos que pocos creían posibles: el gobierno de Maduro permitió que se llevara a cabo una votación primaria de la oposición, en la que la participación fue enorme y Machado emergió como la clara ganadora; la oposición, famosa por sus luchas internas, logró unirse en torno a Machado; y cuando ella no pudo postularse, los líderes de la oposición se unieron para respaldar a un reemplazo, el Sr. González.

«Nunca en 25 años habíamos entrado en un proceso electoral en una posición de tanta fuerza», dijo la señora Machado.

(Ambos se negaron a decir exactamente qué papel podría asumir Machado, si corresponde, en un gobierno de González).

Tres encuestas realizadas dentro del país mostraron que la mayoría de los encuestados planeaba votar por el Sr. González.

En una docena de entrevistas en diferentes partes del país este mes, los votantes mostraron un amplio apoyo a la oposición.

“Va a ganar, estoy convencida de ello”, dijo Elena Rodríguez, de 62 años, enfermera jubilada del estado Sucre. La señora Rodríguez dijo que 11 miembros de la familia habían abandonado el país para huir de la pobreza.

Maduro todavía conserva una porción de apoyo dentro de Venezuela y puede motivar a la gente a ir a las urnas con la promesa de alimentos y otros incentivos.

Un partidario de Maduro en Sucre, Jesús Meza Díaz, de 59 años, dijo que votaría por el actual presidente porque confiaba en él para guiar al país a través de problemas económicos por los que culpaba a las sanciones estadounidenses.

Quizás la pregunta más importante, sin embargo, no es si González podría atraer suficientes votos para ganar, sino si Maduro está listo o dispuesto a ceder el poder.

El gobierno de Maduro se ha visto asfixiado por las sanciones de Estados Unidos a la vital industria petrolera del país, y algunos analistas dicen que permitió que González se postulara sólo porque podría ayudarlo a influir en Washington para que flexibilizara las sanciones.

“Creo que la negociación con Estados Unidos es lo que está haciendo posible un proceso electoral”, dijo Luz Mely Reyes, una destacada periodista venezolana.

Maduro apenas ha indicado que esté listo para dejar el cargo. Prometió a una gran multitud de seguidores en febrero que ganaría las elecciones “por las buenas o por las malas.”

Desde enero, su gobierno ha detenido y encarcelado a 10 miembros del equipo político de Machado. Otros cinco tienen órdenes de captura y se esconden en la embajada argentina en Caracas.

Avi Roa, esposa de Emill Brandt, un líder del partido de Machado que ha estado detenido desde marzo, calificó su captura como un “terror horrible”. Irama Macías, esposa del encarcelado aliado de Machado, Luis Camacaro, calificó su detención como “algo muy cruel” que “no debería suceder en ninguna parte del mundo”.

Una propuesta en la legislatura, llamada Ley Contra el Fascismo, podría permitir al gobierno suspender la campaña de González en cualquier momento, dijo Laura Dib, experta en Venezuela de la Oficina de Washington para América Latina. «Este es un riesgo constante», añadió.

Si Maduro cede el poder, casi seguramente sería el resultado de un acuerdo de salida negociado con la oposición.

Machado ha argumentado repetidamente que su principal desafío es hacer ver a Maduro que permanecer en el poder es insostenible: que su gobierno se está quedando sin dinero, que demasiados venezolanos quieren que se vaya y que el chavismo se está desmoronando desde adentro.

«La mejor opción es una salida negociada», dijo en la entrevista, «y cuanto más tarde llegue, peor será».

La situación económica del país es terrible, gran parte de la base de Maduro se ha vuelto en su contra y hay señales de que Maduro teme una ruptura interna: recientemente se volvió contra un aliado de alto rango, el ministro de Petróleo, Tareck El-Aissami. encarcelarlo por acusaciones de corrupción.

La medida fue vista como una advertencia para cualquiera que pudiera desafiarlo desde adentro.

Pero pocas personas ven a Maduro tan débil como para verse obligado a irse. Y Maduro tiene un fuerte incentivo para resistir: él y otros funcionarios de su gobierno están siendo investigados por la Corte Penal Internacional. por crímenes de lesa humanidad. Él también lo es buscado por el gobierno de EE.UU.que ha ofrecido 15 millones de dólares por información que conduzca a su arresto.

Si Maduro dejara la presidencia, casi seguramente querría estar protegido del procesamiento, algo que podría ser difícil de garantizar.

Aún así, Machado y González, en la entrevista conjunta, indicaron su voluntad de negociar una transición pacífica con el gobierno de Maduro antes de las elecciones.

«Estamos absolutamente dispuestos a avanzar para poner sobre la mesa todos los términos y garantías necesarios», dijo la señora Machado, «para que todas las partes sientan que es un proceso justo».

Un alto funcionario estadounidense dijo que no había indicios de que las conversaciones sobre la salida de Maduro estuvieran ocurriendo ahora.

Pero, añadió el funcionario, el gobierno de Maduro todavía estaba hablando con funcionarios estadounidenses y con la oposición, una señal de que Maduro seguía buscando legitimidad internacional y alivio de las sanciones. Eso podría hacerle cambiar su postura, dijo el funcionario, proporcionando una pizca de optimismo para el futuro del país.

Isayen Herrera contribuyó con informes desde Caracas, Venezuela; Nayrobis Rodríguez de Cumaná, Venezuela; y Geneviève Glatsky de Bogotá, Colombia.





Source link

Related Articles

Ultimos Articulos