24 C
Santo Domingo
jueves, abril 25, 2024

Reseña: Un asunto para desmembrar, en el sangriento musical 'Teeth'


Sin embargo, la verdadera fuente del terror de Dawn no es familiar ni teocrática sino erótica. Aunque la canción que canta con su guapo novio (Jason Gotay) es un dulce tema de medio tiempo llamado “Modest Is Hottest”, su lujuria sublimada apenas es sublimada. Y cuando incluso su mejor amigo gay (Jared Loftin) resulta estar enamorado de ella, ¿adónde puede acudir una chica?

Si has visto la película, recordarás cómo Dawn descubre que es la anfitriona con más y también la primera víctima de su indignada dentata.

Aún así, no estarás preparado para el festival gore total en el que se convierte el musical. Acompañada por las ex chicas Promise Keeper, que se transforman en sádicas semidiosas al mando de un ejército de sirvientes zombificados, Dawn cobra muchas más víctimas que en la película. En opinión de los autores, entre esas víctimas se incluyen la propia Dawn; ella es una víctima no sólo de la misoginia sino también de su venganza contra ella.

A pesar de esa explicación, la transición del campo al grand guignol parece una extralimitación. No es que “Dientes” alguna vez fuera a ser naturalista; la historia, por su naturaleza, es satírica, aunque espeluznante. Pero Dawn y los demás cambian con demasiada frecuencia porque el modelo ideológico así lo requiere, no porque tenga sentido. Eso es especialmente dañino en un musical, que requiere que los personajes canten basándose en hechos y sentimientos, no en agendas.

Siendo la agenda enorme (nada menos que un replanteamiento total del sexo y la vergüenza en la cultura humana), el atractivo elenco se ve obligado a pasar la segunda mitad del programa a toda marcha. Las canciones, que antes eran ligeras y divertidas, se vuelven espesas y chirriantes, y los bailes, de Raja Feather Kelly, se vuelven penosos. Al menos Pasquale, en una encarnación secundaria como un ginecólogo sorprendido, recibe una oda espeluznante y cómica a la «espeleología en el canal del parto». Pero ese toque de sombrero ante la canción del dentista en “La pequeña tienda de los horrores” es lo último que escuchamos sobre sutilezas.

El resultado me parece un poco desconcertante. Jackson es un gran talento y Jacobs, en su debut fuera de Broadway, ya tiene grandes logros. Benson, en sus puestas en escena de “Fairview” y “An Octoroon”, ha demostrado ser el tipo de directora que puede manejar hábilmente un complejo pastiche de género. Pero en “Teeth”, lamento decirlo, esta santísima trinidad ha mordido más de lo que puede masticar.

Dientes
Hasta el 14 de abril en Playwrights Horizons, Manhattan; dramaturgoshorizons.org. Duración: 1 hora 55 minutos.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos