24 C
Santo Domingo
jueves, abril 25, 2024

Un cineasta necesitaba un lugar tranquilo para escribir. ¿Dónde mejor que una villa toscana?


HACE DOS AÑOS, el cineasta español Albert Moya vino a Florencia para visitar a un amigo artista que, sin saberlo, se había convertido en el cuidador de una gran finca familiar, que quedó vacía tras la muerte de un famoso escritor italiano, en las afueras de la ciudad. Moya se alojaba cerca, en el ruinoso hotel Torre di Bellosguardo, cuando se enteró de que otra residencia improbable (y bastante extraña) había quedado disponible. Fue en la zona (las colinas del suroeste de Florencia, tranquilas y casi suburbanas, donde las familias han comprado durante mucho tiempo propiedades con vistas al Duomo) por lo que Moya decidió pasar por allí. “Cualquiera que viva aquí mira el mercado todo el tiempo”, dice mientras toma un café una fría mañana de diciembre. “En realidad, no hay nada (disponible). Entonces, cuando surge algo, es algo pornográfico”.

El director, de 34 años, se crió en un pueblo de 800 personas en las afueras de Barcelona, ​​pero pasó la mayor parte de su edad adulta en Nueva York y París, donde crea videos para marcas de lujo como Loewe y Louis Vuitton. Entró en el mundo de la moda por casualidad: el diseñador belga Dries Van Noten fue el primero en contratarlo, después de ver su corto de 2012”,Otoño americano”, sobre un grupo de escolares de la ciudad de Nueva York que organizan una cena surrealista. Moya había venido a Italia en parte para trabajar en el guión de su primer largometraje – “sobre tres hermanos y sus problemas paternos, básicamente” – basándose en una idea que discutió con el guionista ateniense Efthimis Filippou, más conocido por colaborar con el El director griego Yorgos Lanthimos sobre películas como “La langosta(2015).

Moya inicialmente planeó encontrar un hogar más permanente en París después de sus vacaciones de trabajo. En cambio, después de visitar el apartamento de 2475 pies cuadrados, decidió quedarse en Florencia para poder escribir en soledad. Cuando recorrió el lugar, “estaba lleno de basura pero vacío de gente”, dice, señalando que el último ocupante, que compró el lugar en la década de 1970 y todavía es propietario, era un jugador de fútbol italiano que “tenía un gusto increíble”. y conciencia del espacio y la arquitectura”. Situado en el soleado segundo piso, era uno de los cuatro apartamentos parcelados en la década de 1950 en una finca toscana del siglo XIV, Villa di Marignolle, que una vez perteneció a los Medici. El astrónomo Galileo Galilei permaneció aquí varias veces en el siglo XVII, hasta que la familia de mecenas artísticos finalmente lo vendió. Quizás para contrarrestar los intactos frescos de la época renacentista de la casa, los marcos de ventanas y puertas de roble y el gran jardín repleto de cipreses, el propietario había decorado la mayoría de las habitaciones con varios tipos de paneles de madera brillantes pero hermosos para los pisos, los arcos que las dividen. y las barandillas de dos balcones interiores abuhardillados. Se llega a esos niveles a través de sus propias escaleras en cada extremo de la cavernosa sala de estar de 50 por 16 pies, desde donde se ramifican el único dormitorio y la pequeña cocina y baño. “Me gustan los espacios vacíos y la austeridad total porque viajo por trabajo. Cuando estoy en casa quiero calma”, dice Moya. “Pero aquí la pregunta era: '¿Cómo respetamos la carpintería?'”

“LA REGLA”, decidió MOYA, “era que no había muebles ni nada”, aparte de unas sencillas sillas de comedor de abedul de Frama, una firma de diseño con sede en Copenhague, que se alinean en el vestíbulo de entrada. «Solo quería un lugar que fuera realmente puro». Gran parte de la sala principal está dedicada a un área de conversación poco profunda que existía cuando se mudó allí, aunque quitó los sofás alrededor de su perímetro para dejar paso a montones de almohadas cubiertas de lana que esperaba animaran a sus amigos, que a menudo lo visitan desde otros lugares. países, para recostarse y soñar despiertos juntos mientras contemplan el desgastado techo de postes y vigas de 23 pies de altura. Uno de esos invitados fue el arquitecto Guillermo Santomà, de 38 años, un compatriota catalán con el que Moya planeó la reforma y al que dejó solo durante una semana durante su instalación. Cuando Moya regresó, Santomà había cubierto la mayor parte del espacio, incluida la sala de estar, el comedor (junto con su mesa redonda y bancos curvos), las escaleras al entrepiso, el par de entrepisos y el piso del dormitorio. en alfombras color moca que se sienten especialmente suaves y lujosas contra toda la madera en tonos miel. En el centro del dormitorio de 20 por 12 pies, el dúo instaló un colchón bajo cubierto con piel de alpaca blanca, con un marco de madera elevado que lo bordea y tapizado con la misma alfombra marrón, en lugar de una cama tradicional: «La regla aquí No traer computadoras ni teléfonos”, dice Moya, para que él y sus visitantes puedan dormir a la luz de varias velas en un altar a lo largo de la pared.

En el resto, sin embargo, el lugar está diseñado menos para el descanso que para la productividad. En un balcón, hay luces de cultivo de color rosa ruborizado, restos de un experimento de cultivo de marihuana; por el otro, un equipo de levantamiento de pesas retro, con un saco de boxeo de cuero y barras de hierro negro. Debajo de eso, en una esquina de la sala de estar entre dos ventanas que dan a los bien cuidados jardines, Moya construyó una gran estación de edición con cuatro pantallas móviles que se asemeja a una araña de Louise Bourgeois a modo de «The Matrix». Entre la sobriedad del interior (no han añadido arte y muy pocos objetos) y la paleta monocromática, la vivienda es innegablemente cinematográfica, como un escenario de película distópica, incluso si el director ya ha decidido rodar su propio largometraje en un color marrón. Casa de verano de ladrillo y tejas rojas terminada en 1973 por el arquitecto español Ricardo Bofill en la Costa Brava, no lejos de donde creció Moya.

Florencia, sin embargo, le ha inspirado para terminar lo que se propuso. “Aquí no hay nada que una a todas las personas creativas y artistas, por lo que es más difícil estar en contacto unos con otros”, dice Moya. “No salgo mucho”. Principalmente escribe hasta la noche, descansando sobre una alfombra tan marrón como sus pantalones de pana, con su computadora portátil apoyada en una repisa de madera cercana, mientras observa cómo el sol se desvanece detrás de las colinas frente a la ciudad beige. Sólo entonces le hará compañía la escultura luminosa flotante de plexiglás que Santomà diseñó e instaló junto al área de conversación, que brilla en cualquier tono deseado y parece sacada de la serie «Avatar» de James Cameron. “Por el momento”, dice Moya sobre la lámpara, “eso es mi novio.»



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos