33.1 C
Santo Domingo
miércoles, octubre 4, 2023

Una nación con pocos católicos da al Papa una bienvenida digna de un emperador


En un exuberante valle en la vasta campiña de Mongolia, luchadores descomunales, jinetes haciendo trucos a pelo, cantantes de garganta y arqueros actuaron para los principales cardenales del Vaticano que comieron delicias de yogur seco bajo la sombra de una carpa ceremonial azul.

Fue un trato digno de un emperador para los prelados que acompañaban al Papa Francisco, quien estaba de regreso en la capital de Mongolia descansando durante su viaje de cuatro días al país, el primero realizado por un pontífice católico romano. Pero en un país mayoritariamente budista y ateo con apenas 1.400 católicos, algunos de los mongoles que asistieron el viernes al festival Naadam en la provincia central de Töv no tenían muy claro por qué estaban allí los clérigos católicos, ni siquiera qué eran los católicos.

“¿Qué son los católicos?” dijo Anojin Enkh, de 26 años, proveedora de catering en el pub irlandés Grand Khaan, mientras servía un buffet de cordero y dumplings para Pietro Parolin, el segundo al mando del Vaticano, y otros importantes cardenales, obispos, sacerdotes, monjas y vaticanistas en el palacio papal. cuerpo de prensa. «No conozco a ningún católico».

Francisco ha hecho de visitar lugares donde su rebaño a menudo es olvidado un sello distintivo de su papado. Pero incluso según esa medida, Mongolia está especialmente fuera del radar y su población católica es especialmente minúscula.

Toda la población católica del país podría caber en una catedral. Tiene un puñado de iglesias y sólo dos sacerdotes nativos mongoles. El viernes, cuando llegó Francisco, los caballos y las cabras superaban ampliamente en número a las personas que se encontraban en la carretera para ver pasar su caravana.

El sábado, un par de centenares de peregrinos, la mayoría de los cuales procedían de otros países, apenas se registraron en la inmensa plaza Sükhbaatar de la capital, Ulán Bator, donde Francisco se inclinó ante una enorme estatua de Ghengis Khan y pasó revista a un desfile de soldados de caballería vestidos con Antigua armadura mongol.

«Me alegra que esta comunidad, por pequeña y discreta que sea, comparta con entusiasmo y compromiso el proceso de crecimiento del país», dijo Francisco en un acto poco después con el presidente de Mongolia en el Palacio de Estado.

El Papa también puso su visita en el largo espectro de contactos entre los mongoles y la Iglesia católica, una familiaridad que, según Francisco, se remonta no sólo al establecimiento de relaciones diplomáticas hace tres décadas, sino a “mucho antes”.

Los historiadores han rastreado esa historia hasta el siglo VII, cuando una rama oriental del cristianismo coexistía con el chamanismo. Algunos de los comandantes del imperio de Genghis Khan, que Difundió el imperio mongol y sus genes por toda Asia., eran de fe cristiana. Francisco dijo el sábado que le regalaría a Mongolia una “copia autenticada” de una respuesta que Güyük, el tercer emperador mongol, había enviado en 1246 en respuesta a una misiva del Papa Inocencio IV.

Francisco no mencionó que la correspondencia no fue exactamente amigable.

El Papa Inocencio se había alarmado por las incursiones del Imperio mongol y su destrucción de las fuerzas cristianas en Europa del Este. Cuestionó al emperador sobre sus intenciones de extender su “mano destructora”, le suplicó que desistiera, planteó la idea de la conversión y amenazó con que, si bien Dios había permitido que algunas naciones cayeran ante los mongoles, aún podría castigarlas en esta vida o en la próxima. próximo.

El líder mongol respondió de la misma manera, es decir, no amablemente. Les dijo al Papa y a sus reyes que vinieran a su corte y se sometieran a su gobierno. Expresó su desconcierto ante la sugerencia del Papa del bautismo, diciendo que Dios parecía claramente estar del lado victorioso de Mongolia, y advirtió que el Papa corría el riesgo de convertirse en un enemigo.

«Todas las cartas de entonces eran así», dijo Odbayar Erdenetsogt, asesor de política exterior del presidente de Mongolia, encogiéndose de hombros el viernes mientras los jinetes detrás de él cabalgaban cabeza abajo, para deleite del séquito de Francisco. «Porque éramos un gran imperio».

El imperio anterior puede ser famoso por las violaciones y el saqueo. Pero en algunos aspectos, por aquel entonces era bastante tolerante en lo que se refiere a la religión. En los siglos XIII y XIV, cuando los mongoles controlaban gran parte de Eurasia, fomentaron el comercio pacífico a lo largo de la Ruta de la Seda: los nómadas mongoles deseosos de hacer negocios evaluaban la afiliación religiosa de las caravanas que cruzaban las estepas mongolas y luego extraían de sus arcas una cruz cristiana. , un Corán o una estatua budista para facilitar el comercio.

«Fue un enfoque pragmático», dijo Sumati Luvsandendev, un destacado politólogo mongol que resulta ser el presidente nominal de la comunidad judía de Mongolia, que según dijo básicamente no existía, pero que según el Vaticano estaría representada en una reunión interreligiosa. evento encabezado por Francisco el domingo.

(El Sr. Luvsandendev dijo que no le habían pedido que asistiera a esa reunión: “Tal vez encontraron a alguien más”).

Quizás el más famoso de los comerciantes visitantes a Mongolia, Marco Polo, escribió en sus “Viajes” del siglo XIII sobre cómo Kublai Khan, un emperador mongol y nieto de Genghis Khan, sofocó una revuelta de “un cristiano bautizado”. Después de envolver al rebelde en una alfombra que “fue arrastrado por todos lados con tal violencia que murió”, el emperador hizo una ofrenda de paz a los cristianos.

Les dijo, escribió Marco Polo, que “la cruz de vuestro Dios hizo lo correcto al no ayudar” al rebelde y luego sugirió que el Papa enviara 100 cristianos sabios a su tierra con el potencial de su propia conversión, “así que allí Habrá más cristianos aquí que en tu parte del mundo”.

No se sacudió de esa manera. El budismo se afianzó y el catolicismo tuvo dificultades.

Siglos más tarde, en la década de 1920, el Vaticano intentó establecer estructuras misioneras en el país, pero Mongolia cayó bajo la esfera soviética y el comunismo prevaleció durante los siguientes 70 años. A medida que se suprimió la religión, creció el ateísmo.

Sólo en la década de 1990, después del colapso de la Unión Soviética, regresaron los católicos, e incluso entonces a menudo fueron superados en número por otros misioneros cristianos.

“En aquel entonces no había muchos católicos aquí”, dijo Erdenetsogt después de la final de lucha libre del festival. El funcionario mongol recordó que cuando estaba en la escuela secundaria en ese momento, los cristianos habían comenzado a llegar en oleadas. «Mucha gente de Salt Lake City», dijo. “Muchos mormones. Incluso había algunos cuáqueros”.

En 2003, llegó Giorgio Marengo, un misionero católico, y luego pasó tres años aprendiendo el idioma y la configuración del terreno. En 2006, él y otros misioneros comenzaron a extenderse a provincias donde, dijo en una entrevista, “no había ningún católico” y donde “nunca antes había habido una iglesia”.

Finalmente obtuvieron algunas tierras del gobierno.

“Ahí es donde colocamos nuestros dos ger, uno para la oración y otro para las actividades”, dijo, refiriéndose a las viviendas circulares portátiles, a veces llamadas yurtas, que salpican el paisaje de Mongolia. Esa comunidad, que recuerda a la iglesia primitiva “como después de los apóstoles”, dijo, se había convertido en una pequeña parroquia de unas 50 personas.

“La iglesia sigue siendo una ger”, dijo. «Un ger de grandes dimensiones o tamaño, pero sigue siendo un ger».

El año pasado, Francisco sorprendió al Vaticano al nombrar al padre Marengo, de 49 años, el cardenal más joven de la Iglesia Católica Romana.

El sábado por la tarde, Francisco se unió al cardenal Marengo, a los misioneros católicos y a algunos de los pocos católicos mongoles en Ulán Bator en la catedral de San Pedro y Pablo, que tiene la forma de una colosal ger de ladrillo rojo.

En los bancos, Uran Tuul, de 35 años, católica convertida, dijo que había sido la primera entre sus amigos y familiares en hacerse católica, pero que “ahora hay más”. Luego escuchó cómo Francisco animaba a la congregación a “no preocuparse por los números pequeños, el éxito limitado o la aparente irrelevancia”.

Y añadió: «Dios ama la pequeñez».



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos