32.8 C
Santo Domingo
jueves, julio 25, 2024

El edificio postapocalíptico | Listín Diario



Una edificación proyectada para los Países Bajos parece ser parte de un mundo selvático posterior a una catástrofe, pero en realidad tendrá un efecto regenerativo: alojará a cientos de seres humanos e incluirá áreas silvestres diseñadas para albergar pájaros, murciélagos, erizos y peces, aumentando la biodiversidad urbana.

A primera vista, esta edificación parece extraída de una novela o película de ciencia-ficción postapocalíptica, donde el mundo ha sido devastado por una catástrofe y la vida salvaje ha invadido las ciudades abandonadas por la población humana. Pero en realidad esta obra arquitectónica ha sido concebida para un mundo mejor, y no peor que el que ahora tenemos.

Se edificará en Ámsterdam, capital de los Países Bajos, la ciudad más grande de ese país europeo y un gran centro financiero y cultural de nivel internacional, con poco más de 900.000 habitantes y una elevada densidad de población, donde no abundan habitualmente las viviendas disponibles para comprar o alquilar.

Esta nueva edificación no solo contribuirá a aliviar la escasez de viviendas para los seres humanos, sumando 82 apartamentos al inventario inmobiliario de la ciudad, sino que además ofrecerá un nuevo hábitat para diversas especies de animales silvestres, desde nidos y espacios para pájaros y murciélagos, en la fachada del edificio, hasta jardines y aguas que albergarán erizos y peces.

“Tratamos de recrear el hábitat perfecto dentro de este edificio para algunas especies de animales que ahora están desapareciendo de la ciudad, como gorriones, murciélagos o algunos tipos de mariposas», declara a la revista especializada Fast Company (FC), Jos-Willem van Oorschot, socio arquitecto y director de VenhoevenCS architecture+urbanism,

El nuevo edificio Proto-Zoöp Zeeburg (PZZ), se construirá en la isla de un río cerca del centro de la ciudad, que anteriormente era una zona industrial y albergaba una planta de tratamiento de aguas residuales, y ahora está siendo transformada en un vecindario sin automóviles y sostenible para el medioambiente.

El nombre oficial del proyecto, descrito como “una opción para una vida inclusiva en la naturaleza”, es toda una demostración de filosofía e intenciones.

De hecho, este edificio ha sido diseñado para establecer las pautas de “cómo debería construirse en la ciudad en los próximos años», en opinión deVenhoevenCS, afirma el arquitecto Jos-Willem van Oorschot.

PARA LA VIDA HUMANA Y NO HUMANA.

El término ‘Zoöp’ describe un modelo o concepto organizativo de cooperación entre la vida humana y no humana el cual representa los intereses de todos, y deriva de «zoë», la palabra griega para designar la «vida», según VenhoevenCS, en tanto que el prefijo “Proto” proviene también del griego y confiere el sentido de ‘primero’ o ‘principal’.

Por su parte, la palabra Zeeburg, se refiere a Zeeburgereiland, la isla de forma triangular de Amsterdam donde se construirá este edificio, concretamente en el nuevo vecindario de Sluisbuurt, que incluirá hasta 5.500 viviendas e instalaciones planificadas para la ciudad neerlandesa.

Este concepto constructivo beneficiará tanto a los habitantes de la edificación, que estarán en contacto continuo con la naturaleza, aprendiendo a conocerla y protegerla, como a los seres vivos voladores, terrestres y acuáticos, que podrán anidar y habitar en sus jardines, techos y superficies con huecos y relieves y entornos acuáticos interiores, señala DS Landschapsarchitecten.

En el sitio donde la tierra se encuentra con el río, se construirá un muro de piedra con grietas para permitir que allí crezcan las plantas y los peces se reproduzcan. En un costado del edificio, la pared será más baja, por lo que animales como los patos podrán hacer allí sus hogares entre los arbustos, según adelanta FC.

Los árboles, matorrales, pastizales y plantas de PZZ serán un refugio para numerosas especies, como el gorrión que ya habita en esa área urbana y se espera que se establezca en el edificio.

Sluisbuurt está ubicado en el extremo oeste de Zeeburgereiland,  y será un vecindario sostenible sin automóviles con  una combinación de edificios altos y bajos, según su proyecto.

Una organización de tipo ‘Zoöp’ debe cumplir condiciones estrictas y en su junta o directorio, una persona que reside en el lugar asume el papel de representante de los seres no humanos (especies silvestres), explica a EFE Miriam Tijs, del equipo de relaciones públicas y desarrollo de negocio de VenhoevenCS.

Este “portavoz de la vida” interviene en todas las decisiones que se toman, incluido el diseño del edificio.

EL VERDE VEGETAL Y EL AZUL ACUÁTICO.

El futuro complejo de apartamentos PZZ tendrá 82 viviendas y un aparcamiento, incluirá espacios para tiendas y comercios en su planta baja y se caracterizará por sus diferentes alturas y por la riqueza de su vegetación compuesta por plantas autóctonas.

El PZZ, cuyos terrenos lindan con la vía navegable fluvial del Sluisbuurt y están situados cerca de un parque público, “darán voz a la naturaleza en la ciudad”, según VenhoevenCS.

En ese sentido, sus tejados, terrazas y fachadas con áreas de vegetación han sido diseñados para contribuir a mejorar el clima y estimular la diversidad biológica, dando cobijo a cinco especies de fauna: la que habita en edificaciones, zonas arboladas, matorrales, praderas o pastizales y entornos acuáticos que limitan con la tierra, respectivamente.

El edificio se convertirá en un lugar donde las personas, las plantas y los animales se sentirán todos “como en casa”, aseguran sus diseñadores.

Este complejo de apartamentos, de tamaño pequeño y grande, para familias, parejas y solteros, tendrá una superficie bruta máxima de 10.000 metros cuadrados (m²) y todas sus casas tendrán un tamaño mínimo de 40 m², informa VenhoevenCS.

Añade que el edificio tendrá una buena puntuación en sostenibilidad, en parte debido al triple acristalamiento de las ventanas, los sistemas de recuperación de calor y los paneles fotovoltaicos integrados en su diseño.

Un zócalo de dos plantas con doble altura, situado en parte sobre la calle principal, y la larga fachada comercial del edificio, que llega hasta la esquina, ofrecen un atractivo espacio de 1.500 m², para comercios y negocios de emprendedores, que satisfarán la necesidad de una mayor cantidad de tiendas en Sluisbuurt.

En este complejo residencial y comercial coexistirán “un íntimo «mundo interior» verde-azul en las aguas de dentro del edificio, con unos muelles hechos de materiales naturales con aberturas, helechos e hierbas, y una fachada en voladizo con vegetación.

El edificio se desarrolla en diferentes alturas, que van desde los 12, 17, 20 a 40 metros, con seis azoteas con diferentes funciones, que incluirán espacios para los vecinos, la naturaleza y el agua.





Source link

Related Articles

Ultimos Articulos