23.3 C
Santo Domingo
jueves, abril 25, 2024

Gritos y miradas vacías de shock: horror en un concierto ruso


Una vez que escucharon los disparos el viernes por la noche en el Ayuntamiento de Crocus, Efim Fidrya y su esposa corrieron al sótano del edificio y se escondieron con otras tres personas en un baño.

Escucharon mientras se escuchaban disparos y miles de personas que habían acudido a un concierto de rock con entradas agotadas en las afueras de Moscú comenzaron a gritar y tratar de huir.

Horrorizado y asustado, el Sr. Fidrya hizo lo único que se le ocurrió: se agarró con fuerza a la puerta del baño, que no cerraba, tratando de proteger al grupo en caso de que los agresores vinieran a buscarlos.

“Aunque podíamos escuchar disparos y gritos, estuve todo el tiempo manteniendo cerrada la puerta del baño”, dijo Fidrya, un académico, en una entrevista telefónica desde Moscú. «Los demás estaban parados en la esquina para que si alguien comenzaba a disparar a través de la puerta, no estuvieran en la línea de fuego».

No lo sabían entonces, pero se estaban protegiendo de lo que se convirtió en el ataque terrorista más mortífero de Rusia en dos décadas, después de que cuatro hombres armados entraron en la popular sala de conciertos y comenzaron a disparar armas de fuego rápido.

Su historia es uno de los muchos relatos desgarradores que han surgido en los días posteriores al ataque, en el que murieron al menos 137 personas. Más de 100 heridos están hospitalizados, algunos en estado crítico, dijeron funcionarios de salud.

El pequeño grupo del Sr. Fidrya esperó y esperó, pero los atacantes habían iniciado un incendio en el complejo y se estaba extendiendo. La esposa del Sr. Fidrya, Olga, les mostró a todos cómo mojar sus camisetas y sujetarlas contra sus caras para que pudieran respirar sin inhalar humo tóxico.

Y entonces sonó una segunda ronda de disparos.

Después de aproximadamente media hora, había tanto humo que Fidrya, de 42 años, pensó que incluso los agresores debían haberse ido. Al salir, vio el cuerpo de una mujer muerta tirado junto a la escalera mecánica. Más tarde vio el cuerpo de otra mujer que había muerto en la matanza, con su angustiado marido de pie junto a ella.

Su grupo bajó al estacionamiento y finalmente salió a la calle mientras los trabajadores del servicio de emergencia sacaban a las víctimas del edificio.

El Estado Islámico, a través de su agencia de noticias, reivindicó el ataque. Los funcionarios estadounidenses dijeron que se creía que los agresores eran parte de ISIS-K, una filial del Estado Islámico en Afganistán. El sábado, los Servicios Federales de Seguridad de Rusia anunciaron que 11 personas habían sido detenidas, incluidas cuatro que fueron arrestadas después de que las autoridades interceptaran el automóvil en el que huían a 230 millas al suroeste de Moscú.

En entrevistas, los sobrevivientes describieron cómo lo que comenzó como una típica noche de viernes se convirtió en una escena de pánico y terror. El lugar, con capacidad para 6.200 personas, se había agotado para un espectáculo de una veterana banda rusa llamada Piknik.

Imágenes de video de la escena muestran a los agresores disparando en la entrada de la sala de conciertos, parte de un extenso y exclusivo complejo de edificios que también incluye un centro comercial y múltiples salas de exposiciones. Luego se trasladaron a la sala de conciertos, donde también dispararon, según muestran los vídeos.

Los atacantes también prendieron fuego al edificio utilizando una combinación de explosivos y líquido inflamable, dijeron las autoridades rusas.

Al igual que los Fidrya, Tatyana Farafontova inicialmente pensó que el sonido del tiroteo era parte del espectáculo.

“Cinco minutos antes de que comenzara el espectáculo, escuchamos estos aplausos aburridos”, escribió en su página de redes sociales VK. Farafontova, de 38 años, dijo en un mensaje directo el sábado que todavía estaba en shock y arrastraba las palabras después del ataque.

Luego los aplausos se acercaron y alguien gritó que había agresores disparando. Subió al escenario con la ayuda de su marido.

«En el momento en que subimos al escenario, tres personas entraron en la sala con ametralladoras», escribió en su cuenta de VK. “Disparaban a todo lo que se movía. Mi marido desde el escenario vio un humo azulado llenando la sala”.

La Sra. Farafontova dijo que estar en el centro del escenario la hacía sentir expuesta y atacada.

«Me sentí como si me estuvieran golpeando la espalda con la boca de una ametralladora», escribió, y agregó: «Podía sentir el aliento de la muerte justo detrás de mis hombros».

Se arrastró bajo la cortina y finalmente siguió a los músicos, que ya habían comenzado a huir, y corrió lo más lejos que pudo del edificio.

En el balcón, Aleksandr Pyankov y su esposa Anna oyeron los disparos y se quedaron tirados en el suelo durante un rato antes de unirse a otros que se levantaron de un salto y empezaron a correr hacia la salida.

Mientras huían, se encontraron con una mujer que se había desplomado en una escalera mecánica y estaba bloqueando su camino. Estaba viva pero miraba fijamente hacia adelante, dijo Pyankov, un ejecutivo editorial. Él le dijo que siguiera corriendo, pero luego giró la cabeza y vio lo que ella estaba mirando.

“Empecé a buscar”, dijo Pyankov, de 51 años, en una entrevista telefónica. “Y primero vi a una mujer asesinada sentada en el sofá, y había un joven acostado a su lado. Miré a mi alrededor y había grupos de cadáveres”.

Todo sucedió en cuestión de segundos, dijo, y trató de seguir huyendo.

«Lo peor es que en esta situación no estás huyendo del tiroteo, sino hacia él», dijo. “Como ya estaba claro que allí habría un incendio, sabemos cómo ardería. Y simplemente estás corriendo para descubrir adónde más correr”.

Anastasiya Volkova perdió a sus padres en el ataque. Le dijo a 5 TV, un canal estatal, que había perdido una llamada de su madre el viernes por la noche, aproximadamente a la hora de la agresión. Cuando volvió a llamar, no hubo respuesta, dijo Volkova.

“No pude contestar el teléfono. No escuché la llamada”, dijo la Sra. Volkova a la emisora, y agregó que su madre estaba “esperando con muchas ansias este concierto”.

Los relatos que surgieron sobre otras personas que murieron en el asalto también contaron historias de asistentes ansiosos al concierto que habían hecho esfuerzos especiales para llegar al espectáculo.

Irina Okisheva y su esposo, Pavel Okishev, viajaron cientos de millas desde Kirov, al noreste de Moscú. Okishev recibió las entradas como regalo anticipado de cumpleaños, informó el periódico Komsomolsaya Pravda. No vivió para celebrar su 35 cumpleaños, que es esta semana. Tanto él como su esposa murieron en el ataque.

Y Alexander Baklemyshev, de 51 años, había soñado durante mucho tiempo con ver Piknikuna banda de rock tradicional que tocaba el primero de dos conciertos con entradas agotadas acompañada por una orquesta sinfónica.

El hijo de Baklemyshev dijo a los medios locales que su padre había viajado solo desde su ciudad natal de Satka, a unas 1.000 millas al este de Moscú, para el concierto.

Su hijo, Maksim, dijo al medio de comunicación ruso MSK1 que su padre le había enviado un vídeo de la sala de conciertos antes del ataque. Eso fue lo último que supo de él.

“No hubo una última conversación”, dijo su hijo. “Lo único que quedó fue el vídeo y nada más”.

Fidrya dijo que se sentía agradecido de estar vivo y que cuatro de los agresores habían sido capturados.

“Ahora hay confianza en que el crimen será resuelto y aquellos no humanos que lo organizaron y ejecutaron serán castigados”, afirmó. «Esto realmente ayuda mucho».

Pero las imágenes de las víctimas permanecen grabadas en su memoria, en particular la del marido, con la espalda quemada por el fuego, de pie junto a su esposa muerta fuera del edificio mientras los médicos atendían a los heridos.

El hombre estaba hablando con la esposa del Sr. Fidrya, Olga, y le dijo que eran de la ciudad de Tver, al noroeste de Moscú, que habían estado juntos durante 12 años y que tenían tres hijos.

“Para nosotros, en general, todo ha terminado”, escribió Fidrya en un mensaje después de la entrevista telefónica. “Pero para ese hombre que estuvo junto al cuerpo de su esposa y para sus tres hijos, lo peor está por llegar. Y hay tanta gente como él allí”.

Oleg Matsnev contribuyó con informes.



Source link

Related Articles

Ultimos Articulos